Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay alarma en el Partido Republicano de EE.UU. por la fuerza con que Donald Trump va ganando la nominación republicana. El favorito de los líderes del partido, Marco Rubio, no levanta cabeza. Hay desesperación. Su candidato anterior, Mitt Romney, salió a pedir a los republicanos que “¡voten por cualquiera, menos por Trump!”, y existe la consigna de “¡parar a Trump” con la maquinaria pesada del partido. Pero puede resultarles contraproducente y conseguirle más simpatías entre aquellos conservadores que están decepcionados del “establishment” de los políticos profesionales.

Trump necesita 1,237 delegados y Clinton 2,382 (los demócratas eligen más delegados para sus convenciones). Falta mucho todavía, pero hay una tendencia casi irreversible. Hasta ahora Trump tenía 319 delegados, Cruz 226 y Rubio 110. De 15 estados Trump había ganado 9, Cruz 4 y Rubio 1. Por los demócratas Clinton tenía 1,052 delegados y Sanders 427. Clinton había ganado 10 estados y Sanders 5. Este análisis se basa en datos de hace cinco días. Cuando usted lo lea otros once estados habrán celebrado sus primarias, pero son pequeños y sus resultados no cambiarían mucho el panorama. Se ve venir una elección de Donald Trump vs. Hillary Clinton.

La encuesta de CNN y ORC (Opinion Research Corporation, líder en el arte de anticipar las preferencias) realizada del 24 al 27 de febrero, revela que entre los republicanos e independientes conservadores Trump tiene 49% de respaldo, Rubio 16% y Cruz 15%, pero Cruz ha obtenido bastante mejores resultados que Rubio, lo cual está dentro del margen de error de la encuesta que es de +/- 5%.  El 49% de Trump se sube al 51% cuando la pregunta es sobre cuál republicano resolvería mejor los problemas de EE.UU. Por su parte, entre los demócratas e independientes liberales, Clinton es respaldada por 55% y Sanders por 38%. Sanders goza de más credibilidad con 59% comparado con el 36% de Clinton, pero el 63% considera que Clinton resolvería mejor los problemas de EE.UU. En conclusión, hay una tendencia favorable para Trump y Clinton. 

En el lado republicano las cosas pudieran definirse el 15 de marzo cuando elijan en Florida; el mayor premio individual de las primarias porque es el estado más grande en asignarle al ganador todos sus 99 delegados (a la convención de la que saldrá el candidato republicano). Las encuestas de Florida dan a Trump 44% frente al 28% de Rubio y 12% de Cruz. Probablemente Rubio ganaría solamente en el sur, principalmente en Miami. En el centro y el norte la mayoría de los puertorriqueños, mexicanos, centroamericanos, sudamericanos, negros y blancos de línea conservadora apoyarían a Trump. Si Rubio no puede ganar en su propio estado, quedará muy mal parado.

Una encuesta del 14 al 16 de febrero hecha por la NBC y The Wall Street Journal muestra que (hasta ahora) Clinton le ganaría a Trump con 50% vs. 40% (el 10% de inscritos para votar se abstendría). Esto lo confirma la encuesta de CNN y ORC que revela que los conservadores que jamás votarían por Trump son 35%. Mientras que los liberales que jamás votarían por Clinton son 20%. Esto indica que Trump tiene una base alta, pero un techo bajo, y no puede crecer mucho; mientras Clinton tiene una base también alta, pero un techo más alto que Trump, pudiendo crecer más.

La encuesta de NBC y el Journal revela también un dato sorprendente: Bernie Sanders –socialdemócrata– sería el mejor candidato demócrata, pues le ganaría a cualquier republicano por más de 10 puntos. Aunque Sanders no será el candidato del Partido Demócrata, revela que la izquierda moderada sigue creciendo y se consolida en el multirracial pueblo estadounidense. 

Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus