Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 1947, 23 países concluyeron el Acuerdo General sobre aranceles aduaneros y comercio (GATT), en la Conferencia de las Naciones Unidas en Ginebra. Los delegados buscaban que el acuerdo fuera suficiente, mientras los estados miembros negociaban la creación de un cuerpo de Naciones Unidas, que dieron a conocer como la Organización Internacional de Comercio (OIC).

Es una organización que fue propuesta por la Carta de La Habana, en el contexto de la armonización de las políticas comerciales internacionales. Buscaban constituir el tercer pilar del orden económico mundial junto al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, liderada por Estados Unidos en colaboración con sus aliados.

Pese al éxito inicial de la firma de la Carta de La Habana, terminó fracasando por la falta de aprobación del Congreso estadounidense, aprobando el GATT en su lugar, como instrumento regulador del comercio internacional, hasta la creación de la Organización Mundial del Comercio en 1994. Los miembros enfatizaron la reciprocidad, menoscabando barreras en la búsqueda de ganancias mutuas. La estructura del acuerdo permitió a los firmantes, codificar y fortalecer regulaciones para comerciar bienes y servicios.

El GATT estaba centrado en dos preceptos: relaciones comerciales equitativas no discriminatorias; y prohibir el subsidio de exportaciones no agrícolas. De ese modo, la cláusula de la nación más favorecida, prohibía a los miembros, ofrecer las tasas arancelarias preferentes a cualquier país que no fuera miembro del GATT.

El acuerdo dotaba a los gobiernos una estructura transparente para conducir las relaciones comerciales, evitando las presiones proteccionistas. Sin embargo, los principios del GATT no se extendían a la actividad financiera consistentemente con el desaliento de movimiento de capital de la era.

El éxito de la primera ronda de acuerdos, se limitó en reducir los aranceles. Estados Unidos redujo los suyos en un tercio, otros signatarios ofrecieron concesiones comerciales mucho más pequeñas.

La Ronda de Uruguay de las negociaciones comerciales multilaterales de los GATT, tuvo lugar de 1986 a 1994, con 123 naciones interesadas en los acuerdos alcanzados en las negociaciones; tales como la Liberalización del comercio de bienes agrícolas y textiles; acuerdo General sobre el comercio de servicios; y acuerdos sobre derechos de propiedad intelectual.

La manifestación clave de esa ronda fue el acuerdo Marrakech, firmado en abril de 1994, estableciendo a la Organización Mundial de Comercio (OMC), como encargada de continuar el mandato del GATT, promover el comercio, gobernar relaciones comerciales, y prevenir políticas o prácticas que dañaran el comercio, iniciando sus operaciones en enero de 1995.

La OMC en comparación con su predecesor GATT, presenta un mecanismo mejorado en disputas comerciales, debido a que la organización está basada en membresías y no depende de consensos de negociaciones comerciales tradicionales. Tal función fue diseñada para solucionar debilidades previas, en las cuales las partes en disputa recurren a retrasos, obstrucción de negociaciones o incumplimientos.

En 1997, los miembros de la OMC lograron un acuerdo obligándoles a suavizar sus restricciones en cuanto a servicios financieros comerciales, servicios bancarios, comercio de valores, y servicios de seguros; compromisos que entraron en vigor en marzo de 1999, con 70 gobiernos que correspondían aproximadamente el 95% de los servicios financieros a nivel mundial.

La vigencia del GATT, fue de 1948 a 1995, año en que se formó la Organización Mundial de Comercio, dirigida hoy por 151 países miembros, donde se toman las decisiones por consenso.

La Conferencia Ministerial es su máxima autoridad, se reúne como mínimo cada dos años, le sigue el Consejo General, que se reúne para supervisar el procedimiento de solución de diferencias entre los miembros y analiza sus políticas comerciales.

En los Acuerdos de la Organización Mundial de Comercio, tratan temas variados, entre ellos, textiles y vestidos, la propiedad intelectual, agricultura, servicios bancarios y financieros, contratación pública, etc., esta diversidad de temas son inspirados en principios fundamentales, constituyendo el marco que maneja el sistema multilateral de comercio.
 
*Diplomático, Jurista y Politólogo

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus