Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos nuevos fallos adversos de la Corte Internacional de Justicia han puesto en pie de guerra al Gobierno colombiano. Reacción sorprendente, pues se trata de resoluciones del “órgano judicial principal” de NN.UU., no de acciones belicistas.

El presidente santos declaró que Colombia defenderá a muerte su territorio, algo que sería comprensible si, efectivamente, se tratara de su territorio, pero absolutamente fuera de lugar tratándose de territorio ajeno.

También anunció que Colombia se retiraba de los dos juicios pendientes con Nicaragua, medida absurda a todos los efectos, pues con Colombia o sin ella los juicios continuarán.

Pésimamente asesorado está el gobierno colombiano si todo lo que tiene en cartera, para defender sus tesis, es lanzarse contra la ley internacional y atacar el sistema de NN.UU.

Como bien saben sus expertos, las sentencias de la CIJ son “definitivas e inapelables” y esas sentencias zanjan, de una vez y para siempre, la litis sometida al máximo tribunal.

Pueden sectores extremistas plantear estrategias de guerra, pero esas estrategias tienen tanto futuro como ignorar al tribunal o subirse a un cocotero a izar banderas nacionales.

No encontrará Colombia a nadie para apoyarla en su ilegalidad. No hay fórmula alguna que pueda revertir lo que sentenció la Corte. La única vía posible es respetar los fallos.

Colombia parece anclada en el siglo XIX. Hoy, los litigios territoriales se resuelven por medios pacíficos, no recurriendo a amenazas o fuerza. Asúmalo, presidente Santos. No engañen más al pueblo colombiano.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus