Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dejó la Semana Santa 27 muertos y 79 lesionados en accidentes. Cifras terribles, tomando en cuenta la población nacional y el tamaño del parque vehicular. 

Para entender la gravedad precisamos fuentes comparativas. En España, la Semana Santa dejó 41 víctimas mortales, 14 más que en Nicaragua. El quid está en otras cifras.

El parque vehicular español suma 28 millones de unidades. 475 vehículos por mil habitantes. No incluye motocicletas (3,100,000 unidades). En total, 31.1 millones de automotores. Da 1 muerto por 758,000 vehículos. 

En Nicaragua existen unos 700,000 vehículos, de los cuales 300,000 son motos. Estas cifras indican que, en Nicaragua, hay 1 muerto por cada 26,000 vehículos. En otras palabras, un nivel de siniestralidad aterrador. Equivaldría a 38 muertos por cada 750,000 vehículos en España (u otros países). Si tal pasara se declararía alarma social.

No hay datos sobre el estado final de los lesionados: si sobreviven o mueren. O sobre el efecto de las lesiones sufridas. Si son leves y pueden trabajar o terminan discapacitados.

Lo hemos dicho antes. Un accidente es más que el hecho material. Perder seres queridos deja huérfanos, reduce  ingresos familiares. Puede dejar a una familia en la indigencia…

El impacto emocional es grande. El económico, exponencial. Hunde familias enteras y golpea con saña la economía nacional, pues somos importadores netos de vehículos. 

Cada año hay 50,000 nuevos vehículos y conductores. Cada día 2 muertos, 11 lesionados. Puede declararse estado de calamidad nacional. 

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus