Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Anunció, hace pocos días, el gobierno británico,  la introducción de un nuevo impuesto a las bebidas azucaradas, según la cantidad de azúcar que lleve cada tipo de bebida.

Las causas del nuevo impuesto obedecen tanto a razones de salud como económicas. Los altos porcentajes de azúcar favorecen la obesidad y enfermedades.

El gobierno explicó que la obesidad “cuesta a la economía 27,000 millones de libras, (40,000 millones de dólares) al año”, con las bebidas azucaradas como primera causa.

Del impuesto quedarán excluidos jugos naturales de fruta y bebidas con base de leche. La medida suministra dos años a las empresas, para reducir los niveles de azúcar en sus bebidas. 

Con el impuesto esperan recaudar 520 millones de libras (700 millones de dólares) anuales, que serán destinados a promover el deporte en los centros educativos. La decisión del gobierno británico ha sido aplaudida por médicos y nutricionistas y criticada --motivos obvios--,  por los productores de bebidas azucaradas.

En 2010, la Organización Mundial de la Salud declaró a la obesidad como pandemia mundial, causando la muerte a 2.6 millones de personas. La han bautizado ‘globesidad’.

En 2013, EE.UU. incluyó la obesidad en la lista de enfermedades. En Gran Bretaña se plantea excluir de la seguridad social a obesos y fumadores, por ser culpables de su mal.

Deberían tomar notas países como Nicaragua, país de recursos escasos y creciente población obesa. Impuestos a productos azucarados para deporte en las escuelas. Magnífica ecuación.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus