Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según varios indicadores como el PIB per cápita, el bienestar económico, la libertad, la igualdad de oportunidades, el acceso a la salud y la educación, los cinco países más prósperos del mundo, en este orden, son Noruega, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda y Suiza, según el prestigioso Instituto Legatum, financiado por think-tank, con sede en Londres. El Índice Legatum de Prosperidad está basado en 89 variables, y es consistente con el Índice de Desarrollo Humano de la ONU. 

¿Qué tienen en común estos países? Todos son capitalistas (libre empresa, economía de mercado, propiedad privada de medios de producción), gozan de amplias libertades, de una democracia efectiva, y practican una política social de tipo socialista (social demócrata o social liberal). A algunos les podrá parecer una contradicción que un país capitalista tenga políticas sociales socialistas, y que además sea un país libre y democrático; pero eso es lo que vienen construyendo desde el siglo pasado los países más prósperos del mundo con evidente éxito. Claro que la política social es más desarrollada en unos que en otros; de los cinco países más prósperos, Noruega tiene la política social más amplia, seguido de Suecia, luego Dinamarca, después Nueva Zelanda y finalmente Suiza. 

En el socialismo democrático y en el social liberalismo el Estado se involucra en la organización del bienestar social de los ciudadanos, financiando los programas sociales con un sistema de impuestos progresivos a los mayores ingresos y cuotas de empleadores, empleados y cuentapropistas. Implica el paso de una seguridad social solo para algunos a una seguridad social para todos, donde nadie –excepto vagos y delincuentes- está excluido de las pensiones por jubilación, incapacidad, viudez, orfandad, maternidad y desempleo, de la atención de salud y del derecho a la educación pública gratuita en todos los niveles, a la cultura y a otros servicios públicos. 

A este tipo de socialismo se le conoce como Estado de Bienestar y -entre los países desarrollados- solo EE.UU. (puesto 11 del ranking) no lo practica; pero lograrlo forma parte de los programas del Partido Demócrata. Este socialismo es el que propone Bernie Sanders, aunque Hillary Clinton dice que propone lo mismo, pero que difiere en la forma de lograrlo. Conseguirlo implica una lucha difícil contra los republicanos y los intereses de las poderosas corporaciones trillonarias, pero algo han logrado avanzar los gobiernos demócratas; por ejemplo, la jornada laboral de 8 horas y la igualdad de la mujer (W. Wilson), salario mínimo (F. D. Roosevelt), igualdad de derechos civiles (Kennedy), Medicaid y Medicare (Johnson), gratuidad y calidad del sistema educativo (Clinton), Obamacare (Obama). 

Los social-demócratas así como los social-liberales (que integran la corriente más avanzada entre los liberales, llamada también liberalismo social, liberalismo progresista y -en Estados Unidos- liberalismo moderno) proponen un socialismo que no se contrapone ni destruye al capitalismo, sino que lo modera, y se desarrolla en democracia y libertad. Ambas ideologías coinciden en que es necesario que los ciudadanos tengan cubiertas las necesidades básicas para que puedan tener verdadera libertad; por eso propugnan por la regulación social y la intervención parcial del Estado en la economía, con objeto de lograr una economía social de mercado que garantice a todos el acceso al bienestar social, pues solo así puede haber libertad y democracia auténticas. Estas políticas se ubican en la izquierda moderada o centro-izquierda del espectro político. 

Aunque el Estado de Bienestar es desarrollado por social-demócratas y social-liberales, o por alianzas entre ellos, cuando -en los países que han logrado implementar estos derechos sociales- los partidos políticos de derecha llegan al poder, generalmente mantienen los beneficios logrados, pues quitarlos o disminuirlos implicaría un enorme costo político. 

Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus