Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Conversando con la Arquitecta Clivia, profesora de varias Facultades de Arquitectura, abordamos las corridas de toros o toreo y la condición del peatón en Managua. Estas, para explicarnos, son  una fiesta que consiste en lidiar con toros bravos. Es una de las fiestas más antiguas de España y del mundo. Se hace a pié o a caballo, en un recinto cerrado construido para este fin: la Plaza de Toros. Un espectáculo típicamente de masas. Entre los personajes que participan en esa lidia taurina están; los subalternos (banderillero, mozo de espada, picador), personal de plaza, alguacilillo, monosabios, malilleros, areneros y los toreros. Interesa el torero. No es un caballero que pertenezca a la clase alta, es del pueblo, que se especializa y cobra por su actuación. El toro por su parte, nace de la ganadería brava; toros para lidia. Y uno de los que tiene más fama es el toro de Miura; la versión más pura del toro bravo. De aquí nace lo que se llama la Tauromaquia; el arte de torear.

A esa tauromaquia se le denomina a los pases, lances, que se realizan con el capote a lo largo de la lidia con el toro. Acto mismo que le permite conservar su integridad física al torero. Algunos de esos pases han tomado fama. Entre los más habituales; Verónica es un clásico (se sujeta el capote con ambas manos, el torero adelanta el capote para citar al toro y al paso del animal, carga suerte hacia la derecha o izquierda, adelantando una pierna para dar lugar a la siguiente verónica); Navarras, Tafallera, Revolera, Repentina, Gaoneras ( se sujeta el capote por la espada con ambas manos, al paso del toro, el torero da medio giro hacia un costado opuesto de la embestida, levanta el capote deslizándolo por el lomo del toro); Zapopinas, etc. Son los pases de baile con el toro. 

Hemos de aprender ese arte para educar al peatón de Managua cuando cruza una avenida. Aunque aquí, usted no cobrará ni un centavo como el torero, es decir, no lo hará por amor al arte como se diría, sino por amor a la vida. De manera que su estudio no estaría indicado por afición a los toros, sino para dominio de los necesarios pasos que eviten una colisión con el físico de uno de los toros (entiéndase vehículos).

Entre las corridas de toros están las de San Fermín (corridas de Pamplona en España), que son extremadamente populares por las particulares de su público como característica; que es el colofón con los “Encierros de San Fermín”. Se dan anualmente en julio. Estas fiestas son llamadas los Sanfermines. Fiestas en honor a San Fermín, con recorrido de 849 metros delante de los toros, y culmina en una plaza de toros; los del encierro corren por delante.

Esa envestida del toro, arte del “pase” en Managua, inicia cuando usted sale de casa y cumple con el prerrequisito de no tener vehículo; ser peatón. Ahí el “Abierto de San Fermín” (hacemos la variante). Inicia el ¡Olé…Olee…!. Esta característica no la cumplen los tomadores de decisión, encargados de planificación y ejecutores del Plan Urbano en Managua (todos tienen carro y son insensibles).  No requiere ser adivino; cuente cuántos puentes peatonales han construido en Managua. Así que estudie el “Manual del Torero”, no tiene salida. 

A diferencia de la necesidad de una estética anatómica que requiere el torero, aquí no la requeriremos. Vasta la voluntad de no querer ser arrollado, y usted estará dotado de una flexibilidad de maniobra de cintura admirable que ni usted misma conocía; no se diga de su velocidad y agilidad en los pies al correr cuando cruza de lado a lado, así como control de nervios (indispensables).

Usted en la calle. . . y la corrida ha iniciado. Requerirá absoluta concentración, carga ligera, agilidad, resistencia, rapidez. El pase “Verónica” es muy recomendado; da paso a un vehículo, y carga con el próximo ¡Olee…! adelante otros tres pasos ¡Olee…! Hasta cruzar. Si está sano y vivo, es que lo hizo bien. El resultado contrario es que lo llevan camino al hospital.

Esperanzas de puentes peatonales; casi nulos. La apuesta está por hoy en  puentes para vehículos (toros); lo que no está mal. Solo que lastimosamente no se ha comprendido que lo uno no excluyen lo otro. La primera medida a tomar para garantizar un cambio, es quitarle todos los vehículos, un mes, a los que trabajan la Planificación Urbana en Managua. Mandarlos a torear por un mes. Tengan la seguridad que al regreso, ellos mismos (sin presión de nadie) harán los ajustes en los planos agregando los puentes peatonales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus