Eddy Zepeda
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Partiendo del entendido que conocemos el significado de cuatro de las cinco palabras del enunciado que encabeza la presente reflexión, quizás nos llame la atención lo de simbiosis ¿qué es eso?, ¿con qué se come?... Simplemente diríamos que es imposible que existan las cinco categorías, enunciados, fenómenos, procesos o sujetos la una sin la presencia de la otra, tan categóricamente como decir que no puede existir una ballena sin la presencia de una bacteria específica en su sistema digestivo.

No es posible alcanzar niveles satisfactorios o aceptables del bienestar físico, mental y social de una persona o comunidad si las instituciones de Gobierno no rectorean y coordinan las diferentes acciones que deban ejecutarse a los diferentes niveles (nacional, regional, departamental o municipal), dejando que los procesos fluyan por inercia o por mandato de grupos o personas particulares que actúan de buena fe o motivados por intereses muy particulares.

El libre albedrío es una premisa que funciona quizás para fines de la existencia de un individuo, hombre o mujer, respetando la cuestión de género, partiendo siempre del hecho que como seres sociales no podemos vivir sin interactuar con los demás miembros del entorno en que vivimos. Somos parte de la ecología, de la naturaleza.  

El 17 de abril se celebró el Día Mundial de la persona con Hemofilia, enfermedad que provoca hemorragia espontánea por alteración del sistema de coagulación de  la sangre. Aproximadamente 700 nicaragüenses la padecen, de más de 5 millones de habitantes. Quizás en cifras el impacto pareciera insignificante, mas sin embargo para la calidad de vida del paciente y su familia represente una tragedia. Cuestión de percepción selectiva, siendo eso precisamente lo que obliga a los afectados a buscar formas de resolver sus necesidades específicas en materia de tratamiento. Nace entonces la necesidad de organizarse para demandar atención y seguimiento, basados en la premisa que encabeza el presente artículo. Grupos de Ayuda Mutua o GAM.

Existen muchas asociaciones de familiares para contribuir en la búsqueda de atención y seguimiento a necesidades específicas, agrupados en los llamados ONG sin fines de lucro, registrados y evaluados periódicamente por el Ministerio de Gobernación para los fines de legalidad, mas sin embargo no existe mecanismo funcional que les permita realizar sinergia y garantizar sostenibilidad en el tiempo, debilidad que impacta en un mayor deterioro en la calidad de vida del paciente crónico, sus familias y sus cuidadores.  

Existiendo un Ministerio de la Familia, que vela por los diferentes grupos etáreos que componen dicha estructura social, sería oportuno que se definiera en su organización interna una oficina de atención a las Organizaciones o Asociaciones de Familiares (similar a la de partidos políticos en el Consejo Supremo Electoral o al de ONG en Gobernación), que se encargue de agrupar y dar seguimiento a todas las iniciativas generadas dentro de la sociedad para colaborar mancomunadamente y no hacer esfuerzos aislados que generen pocos resultados o se desvíen con fines que no son precisamente sin lucro. El Consejo Nacional del Adulto Mayor, por mandato de la Ley 720 duerme en sus laureles todavía, como botón de muestra.

No se pueden estar creando estructuras independientes y aisladas, cual especie de mini-ministerios, para atender problemas muy específicos, con presupuestos propios, fuera de controles de mecanismos de transparencias, pues se cae en el error de actuar como comerciantes de necesidades, sin contribuir en la calidad de vida de los afectados y su entorno social.

Experiencias anteriores demuestran que muchas iniciativas fueron creadas bajo la etiqueta de “no lucro” y hoy persisten como negocios privados, limitando el beneficio a los grupos humanos para quienes y por quienes se crearon. Educación, Salud, Discapacidad y Asistencia Social, por mencionar algunas áreas que sirvieron de señuelos para atraer colaboración. Urge revisión de eso.
Felicitaciones por el éxito del  Teletón 2016 al alcanzar  la meta del presente año. Sus resultados son más que evidentes en la población beneficiaria. La sinergia del trabajo multisectorial, interinstitucional e interdisciplinario es evidencia que se puede lograr. La transparencia es el sello.
Salud para todas.

*El autor es médico.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus