Jorge Isaac Bautista Lara
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La lógica de los peatones cuando caminan en las ciudades, es la misma lógica del agua cuando corre: “búsqueda del camino más fácil”. De manera que un puente peatonal nunca debe construirse o ubicarse en un lugar que ofrezca incomodidad su uso o resulte poco práctico su diseño. Porque el puente debe ser construido para ser utilizado, de manera que el mismo sentido común induzca e invite al peatón a usarlo.

Un Plan Urbano tiene justificada su utilidad en la misma naturaleza para la que puede servir una Constitución Política en un país, en el sentido de ser una especie de Constitución que da los marcos al desarrollo urbano en una urbe; estableciendo las normas que modelarán el desarrollo en la construcción y expansión de esa ciudad (en su complejidad urbana): lo que es hoy y lo que se proyecta sea en el futuro cuando aumente su población. Dando los nortes  de cómo deberá orientar esa expansión y sus servicios públicos (agua, luz, transporte, colegios, parques, parqueos, autopistas, zonas residenciales, comerciales, industriales, etc.) Su creación es el resultado de un concienzudo y maduro estudio donde participan multiplicidad  de conocimientos científicos y técnicos que aportan ideas a su diseño. Los puentes peatonales deben estar incluidos en este diseño, para regirse por la planificada de la ciudad. Justificación de su construcción ahí, en ese lugar y no en otro. Hacer puentes peatonales sin estudio, es un acto de irresponsabilidad, un desperdicio presupuestario al crear una estructura que sería subutilizada.

Los puentes peatonales muestran y hacen de la ciudad una urbe accesible, dinámica y descongestionada: funcional.

Lo que significa que los puentes de vehículos y peatonales, definen y muestran en su conjunto un “modelo de ciudad”.

Ellos van vertebrando la ciudad en sus centros de desarrollo y comunicación. Debiendo tejer el binomio clave: belleza y funcionalidad. Sus estructuras deben ser sólidas, armónicas y seguras. Deben ser accesibles para ancianos, niñez, mujeres embarazadas, personas con dificultades en piernas etc. (no presumir que el peatón es atleta).

En los lugares donde exista: tráfico rápido, fluido y constante; tres o más carriles; son candidatos a puente peatonal.

Algunos ejemplos: frente al edificio Movistar carretera a Masaya (4 carriles a cada lado), Carretera Norte, Siete Sur, frente a la UCA, Metrocentro, la pista frente a los terrenos del Hospital Vélez Paiz. Pero no se justifica el que está frente al Registro en la Colonia Centroamérica por la corta distancia, pasa lo predecible que los peatones casi no lo ocupan. Cabía otra técnica: sincronizar los semáforos circundantes que den tiempo al cruce. La experiencia de otros países lo ilustra.

Los puentes peatonales pueden ser construidos de dos maneras; para ser usados y para no ser usados, por ejemplo, los armatostes de hierro en Managua. Ejemplos de buen puente peatonal para uso: Veracruz (resiente construcción) y los dos puentes peatonales construidos en el puente a desnivel en la Colonia Centroamérica durante la administración del alcalde Nicho Marenco.

No es concebible los poquísimos puentes de hierro, con diseños que lastiman la estética y vista de cualquiera; construidos para la incomodidad por su exagerada inclinación. ¿Qué tan difícil resulta consultar a las Facultades de Arquitectura de UCA, UNI o Unicit? ¡Tantas maravillosas inteligencias de jóvenes desperdiciadas, con profesores tan capaces que aportarían tan lindas y prácticas ideas! Les aseguro que sus propuestas darían esa belleza y bajarían costos. ¿Por qué no estudiar los puentes de países como Costa Rica, Panamá, Colombia o México? Tomando lo mejor.

En definitiva un puente une dos márgenes, dos extremos; dos orillas. Un puente, en el sentido figurado, es el diálogo.

Es decir que también un puente hace posible las comunicaciones entre las personas. Y en el sentido del Buen Gobierno; la construcción de un puente peatonal une al Gobernante Municipal y a su gobernado (peatón), que constituyen mayoría sustancial de sus votantes. Reflejando sensibilidad y empatía real de su alcalde, de su secretario general y su Concejo municipal para con su población más pobre;  que son los que se transportan  a pie y en transporte público.

Los puentes peatonales, son el termómetro de cómo ve y entiende un gobierno local al peatón. O si este al final simplemente no lo entiende. Lo que se convierte en una verdadera tristeza; de cara al municipio y partido. Por descuidar una línea de trabajo tan sensible y básica, para ganar votos en elecciones dentro de una natural aspiración, desde el punto de vista político, para seguir gobernando. Es loable la planificación de puentes vehiculares publicado recientemente pero ¿Y los puentes peatonales? ¿Seguirán en el olvido? ¡Cuántas vidas se podrían salvar!

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus