Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es un país que ha sabido aguantar guerras, batallas y golpes, que a pesar de lo fuertes que han sido, hoy en día se enfrenta con uno, pero es indirecto y ataca de adentro hacia afuera, o más bien, Nicaragua misma lo ha creado. 

La mala alimentación en la pobreza, el alto consumo de los alimentos procesados, la industria de la carne, son temas complicados o complejos que casi nadie les ha dado importancia, pero si siguen así, nos quedaremos sin recursos, más pobres, obesos y enfermos.

¿Cómo es posible que Nicaragua, siendo un país agrícola y ganadero sea el que menos consume leche en Centroamérica, por cada litro de que se consume en el país, se beben 3 de gaseosa? Es cierto que un litro de leche puede ser más barato que uno de bebidas gaseosas, pero una botella de tres litros sale más barato que comprar varios litros de leche. La mala alimentación en la pobreza es complicada, porque un problema lleva a otro. 

Hay niños que van a colegios públicos en lugares rurales o bien ya en la ciudad, que los padres les dan un jugo de los que venden en bolsas, o un juguito con unas ranchitas de desayuno. Cierto es pues que los alimentos en Nicaragua son baratos, pero hay personas a las que les cuesta conseguir la moneda para comprarlos, y hay otra gente que se conforma con lo más barato, aunque sea dañino. 

Los padres deberían de estar conscientes del daño, deberían de dar mejores alimentos para que rindan sus hijos en las escuelas y aprendan. Otro problema es que estos niños, adolescentes tampoco entienden la situación y les da igual. Desde hace un buen tiempo en los colegios públicos dan desayuno, lo cual es una buena acción, la cosa es también lo que se consume fuera de las escuelas. La comida chatarra es malísima, más en los jóvenes que necesitan desarrollarse y estudiar. Yo lo viví cuando estudiaba la primaria y secundaria. 

Además, ¿cuándo será el día que nos podamos comer un sándwich o una hamburguesa hecha en casa sin que pensemos tanto en que es procesada? Estudios recientes que vagaron por las redes decían que estas carnes procesadas cada vez son más peligrosas para el cuerpo del ser humano, que producen cáncer, y no lo dudo. A pesar de toda esta información, vemos en los supermercados, en los refrigeradores, decenas y decenas de hamburguesas, jamones, chorizos, que han quitado más vidas que varios genocidas en el mundo.

No se puede mentir, comer es sentir satisfacción, comer grasa lo es más. Toda esa comida chatarra nos llena de alegría al momento, pero nos la quita cuando subimos de peso o nos volvemos obesos. Además de sufrir de obesidad, también se tiene que vivir con una humillación por las demás personas, porque, dejándonos de bromas, acá en Nicaragua, hasta los mismos meseros de los restaurantes se ríen de los gordos. Lo he visto, no me lo han contado. 

O sea, tan difícil es empezar una dieta, o al menos comer más sano, agregar más verduras o legumbres a cualquier plato, en vez de las grandes cantidades de arroz o gallopinto que engordan más por los carbohidratos en exceso. Si calculo un porcentaje así por simple inspección, puedo decir que un 25% o 30% de los nicaragüenses se preocupa por su salud y por lo que consume. De tantos gimnasios que hay, solo se ocupan para verse más atractiva la gente, no por la salud, es decir, es más vanidad que otra cosa, sin ofender. 

Cientos de videos hemos visto de todos esos animales que son criados para ser alimento del humano. El pollo es el que más se consume, y a ese consumismo, se han tenido que irse a alterar los granos o hasta vacunar con hormonas a las gallinas y pollos para que se desarrollen más rápido y se vendan lo más pronto posible. O mejor dicho, el pollo americano. 

A estas industrias les importa más el dinero y no la salud de ellos mismos y de los consumidores. A veces no comprendo cómo puede haber tanta carne de res nacional, si cuando uno va para el norte o para el sur, todo está seco, los campos, los bosques, y allá en la lejanía, se ve más que una vaca. La carne de cerdo ni digamos, buen sabor, pero las grandes cantidades suelen ser dañinas. En general, la carne no es mala, por la proteína que tiene, pero no es necesario ser consumida diariamente.

Entonces, al final de cuentas, quizá no sea un problema planteado en sí, pero en unos meses o años este se verá más reflejado o le darán más importancia, como el tema del agua, hace dos años nadie decía nada, ahora todos estamos preocupados.

La gente, los niños, los padres, deberían de tener más conciencia sobre qué le dan a sus hijos y que consumen ellos mismos, porque la mayoría de los alimentos en la actualidad producen enfermedades, entre esas el cáncer. Nicaragua cada vez más presenta altos porcentajes de gente obesa y con el tiempo es obvio que va a aumentar, la población crecerá, los alimentos se irán reduciendo, las cabezas de ganado, fincas, agua, zonas de cultivo, inviernos malos. Es toda una conexión de complejidad, que si se arranca el problema de raíz, pues este se volverá obeso mientras se coma a toda la población.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus