Leonel Téller
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El momento de escoger a su fórmula presidencial le está llegando al Partido Demócrata, partido político que hasta el día de hoy tiene a dos precandidatos presidenciales que han punteado las encuestas como los favoritos a ganar las elecciones versus sus oponentes republicanos, quienes han estado sumergidos en una seria disputa por el “ticket” presidencial más poderoso del mundo.

En ambos partidos políticos hemos visto dos tipos de precandidatos, los que trabajan con la nomenclatura de su partido y la nomenclatura económica de la primera economía del mundo, y a precandidatos que desafían las dos nomenclaturas, a la de su propio partido y a la económica. 

En ese quehacer de la política estadounidense que hay un hombre que está en la mira del partido y del equipo de quien podría ser la primera mujer presidente de la Unión Americana, se trata del Senador de Ohio Sherrod Brown. 

La vicepresidencia de Estados Unidos de América tiene dos requisitos esenciales. La primera es que ese servidor público debe estar capacitado para asumir el más alto cargo si algo le sucede al presidente. Revisemos las calificaciones y trayectoria del Senador Brown, es graduado de Yale y cuenta con dos maestrías, una en educación y la otra en administración pública, lo segundo y más sobresaliente es que tiene una trayectoria impecable y sin escándalos.  Es un político con experiencia, por años fue electo y reelecto miembro de la Asamblea Legislativa del Estado de Ohio, luego fungió por ocho años como Secretario de Estado de Ohio, posteriormente fue electo y reelecto por 14 años como diputado federal y finalmente fue electo y reelecto senador federal.

Otras cualidades del Senador Brown, que lo están convirtiendo en un atractivo activo como compañero de fórmula de Hillary Clinton, es que ha sido un férreo defensor de la clase obrera y un declarado liberal, cualidades que atraerían los votos de aquellos demócratas “progresistas” que se identifican con el Senador Sanders, ya que no podemos obviar que a Clinton se le ha hecho difícil atraer el voto de la clase obrera.

En su trayectoria política Brown ha demostrado consistentemente ser un candidato popular,  es una persona asequible, amable, humilde y relajada, cualidades muy importantes para el electorado y la clase política, ha trabajado intensamente desde la cámara baja y el Senado supervisando la banca y la industria farmacéutica, en  esta última ha logrado que se inviertan recursos importantes que han resultado en nuevas medicinas para salvar vidas. 

Al final todo se traduce en matemáticas y votos, ciertamente el partido y el equipo de Clinton saben cuántos votos sumará el Senador Brown en el Estado de Ohio y en particular en los condados de Cuyahoga (Cleveland) y el de Franklin (Columbus). Hasta la fecha ningún presidente demócrata ha llegado a la Casa Blanca sin los votos de Ohio, y Brown ciertamente puede asegurar los votos de su Estado y el triunfo de los demócratas, partido que ya llevó al primer afroamericano a la oficina oval y está a punto de llevar a la primera mujer a la Avenida Pennsylvania 1600. 

Tenemos que reconocer que la batalla en el partido demócrata aún no ha concluido, el Senador Sanders insiste en llegar a Filadelfia el 25 de julio a dar la batalla por su nominación; sin embargo, el panorama está casi definido para Clinton, quien está a un paso de lograr el número mágico de delegados.  Muchos en el partido y en el equipo de Clinton calculan que las primarias del 14 de junio en Washington, D.C. podrían ser clave para que la candidata anuncie a su compañero de fórmula, la pregunta es, ¿lo anunciará o no? ¿será Brown?

*ExEmbajador ante la Unión Europea, ex Diputado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus