Msc. Vilma Báez Valdez*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Es satisfactorio ver que la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) fue el escenario donde se realizó la Audiencia Inicial celebrada por autoridades judiciales costarricenses representantes del Ministerio Público y del Patronado Nacional de ese país, con la participación del Ministerio Público, en el juicio que se estará llevando al nicaragüense que cometió varios crímenes en una familia. 

La CCJ está integrada por un cuerpo colegiado de magistrados de los países de El Salvador, Honduras, Nicaragua y de Guatemala, a este último solo le hace falta nombrar a sus magistrados representantes, resalta su existencia porque representa la conciencia nacional de Centroamérica y es la depositaria de los valores que integran esas nacionalidades y porque sus facultades le permiten resolver conflictos de forma pacífica y civilizada. No obstante la falta de pertenencia de la integridad de los países del SICA y de competencia oficiosa para el control de la legalidad, contribuye a dejar sin efecto las características supranacionales antes señaladas, pues sus fallos carecen de un poder real y efectivo frente a la totalidad de las relaciones creadas entre todos los Estados por los Tratados originarios y complementarios, así como de su normativa derivada.

Hace pocos días en referencia a una investigación que realicé sobre la Incorporación del Derecho Comunitario del Sistema de la Integración Centroamericana en el ordenamiento jurídico interno del Estado de Nicaragua le exponía a uno de mis colaboradores, este con una vasta experiencia en Derecho Comunitario, que era necesario contar con una cooperación judicial más visible que permita un acercamiento de la norma comunitaria a los derechos: civil, penal, familiar, laboral, administrativo, mercantil, comercial, de derechos humanos, ambiental, y demás.

Que es hacia esa ruta en la que debería de ir el Derecho comunitario, ya que también es un Derecho que tiene como bien jurídico tutelar los derechos de los nacionales de la región centroamericana. Le exponía que este Derecho no debe estar aislado de los conflictos internos de los Estados en las materias antes señaladas,  ni de las necesidades e intereses que se suscitan entre la población, ya que la realidad del Derecho tiene que ver con la solución de las controversias entre las partes, sean estas: personas particulares, naturales y jurídicas, Estados, poderes del Estado, organismos internacionales, sujetos amplios del Derecho y demás. Que la solución de una controversia exige justicia, y este es un principio del Derecho General, el  proteger al más débil, por ejemplo: el Derecho Constitucional exige proteger al gobernado contra el gobernante; el Derecho laboral, proteger al empleado frente al empleador, al administrado contra la administración, el Derecho Internacional Privado proteger al extranjero.

El Derecho Comunitario también busca la protección de los valores establecidos en sus elementos constitutivos. Por eso es fundamental el hecho de contar con una cooperación judicial, entre los sistemas de justicia de los Estados centroamericanos, ya que se pueden presentar situaciones en que las autoridades salvadoreñas o nicaragüense requieran de la autoridad guatemalteca para notificar una demanda, para embargar un  bien, para apresar, capturar al que cometió un delito o para ejecutar y hacer cumplir y garantizar la aplicación de una sentencia, de una sanción que dictó el Juez Comunitario.

Con ello, se le daría un ámbito territorial a la aplicación de la norma y las instituciones judiciales, los órganos nacionales se convertirían en verdaderas instituciones judiciales comunitarias, los Jueces pasarían de ser jueces nacionales a Jueces Comunitarios, los Abogados se harían especialistas en Derecho de Integración o Comunitario y el ejercicio del Derecho pasaría de la esfera nacional a la regional. Habría más competencias para contrarrestar el delito y se estaría garantizando la defensa de los derechos de los centroamericanos y el fortalecimiento de la seguridad democrática de la región.

El hecho que la Corte Centroamericana de Justicia del SICA haya sido el escenario para que se practicara la audiencia inicial en el caso  del nicaragüense que cometió tan horrendos crímenes, es una oportunidad para reconocer la importancia de este Alto Tribunal, se está demostrando que es necesario fortalecer los lazos de esa  cooperación judicial efectiva entre órganos judiciales internos y órganos de carácter supranacional como la CCJ, acciones que dan reconocimiento, y validez a las acciones de este tribunal regional. 


*Docente en Derecho de Integración
Msc. Vilma Báez Valdez

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus