Julio Guerrero
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En los últimos años la relación entre educación y Estado ha ido acompañada por la preocupación de ir mejorando la calidad de los aprendizajes, hacer más eficientes los resultados e ir apuntando a poder diferenciar a través de la enseñanza algunos aspectos que son de suma necesidad para el desarrollo intelectual de los individuos, los medios sobre los fines, la lógica y el intelecto sobre el sentimiento, la ciencia sobre el arte, esta concepción educativa es de carácter funcionalista, de pensamiento neoliberal y de la doctrina económica que sustenta los crecimientos macroeconómicos sobre el desarrollo sostenible de la sociedad, encima de la realidad microeconómica, que es la que más percibe y siente la  mayoría de la gente.

A partir de estos aspectos señalados preguntemos ¿cuál es el modelo de educación que impulsa el Estado nuestro? ¿Es coherente este modelo con nuestra realidad? Cada modelo educativo tiene su propia concepción y justificación, es así que el modelo funcional plantea los siguientes postulados.

1. La educación es vista como una instancia preocupada con la iniciación del aprendizaje y el acceso a diferente formas de conocimiento. En este aspecto el Estado ha venido desarrollando y creando una serie de condiciones para que los aprendizajes vayan adquiriéndose por diferentes vías.

2. La educación es vista como el medio que permite el desarrollo total de los individuos en términos cognitivos, morales, de modo que ellos puedan reunir las necesidades de la sociedad.

3. La educación es un vehículo para promover la socialización de los individuos, la socialización es el proceso por el cual aprendemos a ser miembros de la sociedad.  Es decir, a través de la socialización aprendemos a ser miembros reconocidos de la sociedad en que hemos nacido, y ser miembro reconocido, esto es, que los demás me perciban como tal y que yo me identifique como parte de esa sociedad, implica, en lo esencial, la adopción de una  cultura común.  La socialización tiene como resultado la interiorización de normas, costumbres, creencias y  valores, gracias a los cuales el individuo puede relacionarse con los demás miembros de la sociedad. 

4. La educación es visualizada como un medio para desarrollar ciertas habilidades de carácter físico, intelectual y moral de los individuos, la finalidad de la educación es infundir sabiduría, la cual consiste en saber usar bien nuestros conocimientos y habilidades, tener sabiduría es tener cultura y la cultura es la actividad del pensamiento que nos permite estar abiertos a la belleza y a los sentimientos humanitarios.

5. La educación debe de ser un agente de cambio social, ser un agente de cambio social más que un nombre o simple enunciado, es una actitud, una postura, donde el individuo establece principios de vida significativos que le permiten llevar adelante actividades que promuevan transformaciones de índole social con un carácter profundamente trascendente en el entorno donde actúe. De tal manera que se puedan efectuar cambios eficientes en todos los planos, sociales, políticos, económicos, culturales, religiosos eficaces y efectivos para y con  la sociedad.

6. La educación debe ir encaminada y ser vista como el instrumento principal para el logro y el fortalecimiento de la democracia, que no puede haber educación sin democracia ni viceversa, puesto que la democracia no se tiene de nacimiento, sino que debe ser aprendida, es  así que la educación democrática es la que nos permite compartir una forma de mirar el mundo, la que hace posible crear las condiciones adecuadas en los diferentes escenarios ciudadanos (medios, redes e instituciones públicas) para poder vivir juntos; la que facilita la apertura de las instituciones educativas a todos los miembros de la sociedad.

¿Nos aproximamos a este modelo o es de otra naturaleza?

* Consultor y catedrático Universitario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus