Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si las cosas no cambian sustancialmente, este mundo inhumano y no solidario seguirá siendo horrible para millones de niños y niñas. Veamos algunos ejemplos: 

--IRAK Y SIRIA: Se libran feroces combates entre los ejércitos de estos países y los ISIS. Una guerra horrorosa que obliga a huidas masivas para refugiarse en otras naciones. En Irak y sobre todo en Siria miles de niños mueren destrozados por bombas y balas, o de hambre, frío, o ahogados en el mar.

--AFGANISTÁN: Tras un siglo de guerras e invasiones extranjeras, este país sufre graves secuelas. Un país destrozado donde las oportunidades de trabajo son muy escasas y reina la pobreza extrema. La mayoría de la población no cubre ninguna de sus necesidades básicas, incluyendo alimentación, salud y educación elemental. Se ven millares de niños ambulando de un lado para otro buscando --como perritos-- en la basura de las calles algún alimento. 

--PAQUISTÁN: Niños de apenas 4 a 6 años son explotados como “trabajadores baratos”. Por ejemplo, en fábricas de ladrillos caminan descalzos sobre ladrillos calientes para darles vuelta y que se sequen más rápidamente al sol. Por su poco peso no deforman los ladrillos sobre los que caminan.

--ÁFRICA: Los niños son utilizados en distintas guerras y guerrillas. Cientos de miles de niños y niñas son reclutados por un plato de mala comida desde los 9 o 10 años por los ejércitos y grupos armados. La mayoría son arrancados de sus madres y obligados a trabajar como soldados, espías o esclavas sexuales.  

--LIBIA: Este fue un país que dejó de serlo. Después de Kadafi existe un caos total, anarquía absoluta y combates entre diferentes grupos, sin un gobierno que realmente gobierne. Mueren diariamente decenas de niños, incluso bebés, por balas o por hambre. 

--BRASIL: Al menos cinco millones de niños y niñas duermen en las calles brasileñas abandonados a su suerte, son presas fáciles para las mafias e introducidos en el mundo de la prostitución y las drogas. 

--CENTROAMÉRICA: Niños, adultos y zopilotes se disputan para su subsistencia los restos de la hedionda basura que se encuentra en los basureros municipales. Los niños revisan toda clase de basura para encontrar cualquier cosa que pueda ser comida o vendida. Otros no van a la escuela por ayudarles a sus padres en el trabajo agropecuario. En las ciudades son alquilados para mendigar dinero en las calles, que entregan al criminal explotador que los vigila desde un punto cercano. Niñas desde 11 años en la entrada de burdeles están a la espera de clientes, generalmente obligadas  por sus familias a prostituirse para llevar a casa algo de dinero. En El Salvador y Honduras, sobre todo, los que sobrevivan pronto integrarán las pandillas o maras. 

Datos de la Unicef revelan que millones de niños y niñas son víctimas de la explotación sexual en el mundo y cada año un millón doscientos mil niños son víctimas del tráfico y venta, un buen número de ellos para “destazarlos” y vender sus órganos para trasplantes. La Organización Mundial de la Salud estima que existen 100 millones de niños y niñas viviendo en las calles del mundo. Según la Organización Internacional del Trabajo más de 250 millones de niños y niñas trabajan en condiciones infrahumanas. Es triste que tantos niños vengan a tan horroroso mundo. No son hijos suyos ni míos, ¿pero acaso esos niños no son también, de muchas formas,  nuestros niños? El futuro dependerá de lo que hagamos ahora, ¡y hay mucho que hacer! Empecemos por tomar y hacer tomar conciencia, y luego ayudemos en algo.


*Abogado, periodista y escritor

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus