Augusto Zamora R.*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según ha informado el Banco Central, la población de Nicaragua en 2016, suma 6,262,700 personas. En 1986, la población del país era de 3,700,000 habitantes.

Quiere esto decir que, en treinta años Nicaragua ha casi duplicado su número de habitantes, situándose entre los países con más alta natalidad del mundo, dato que no permite sentir orgullo.

La población de China casi se duplicó, pero en 60 años, acompañando el crecimiento vegetativo de población con el que ha sido el desarrollo más espectacular del mundo.

Nicaragua, en cambio hasta 2007, sufrió un devastador shock económico que provocó la mayor emigración humana de nuestra historia, a causa del colapso del país.

Pese a ello, la población ha seguido creciendo y las consecuencias de ese crecimiento han tenido efectos devastadores, sobre todo en términos medioambientales.

Es ley de hierro que, para que un país prospere, el crecimiento económico debe triplicar el poblacional, en periodos superiores a diez años. La relación es 3 a 1x10. 3% de crecimiento económico y 1% de crecimiento poblacional durante al menos 10 años.

En 1979 China estableció la polémica ley del hijo único, con el objetivo de estabilizar su población, en el 2000, en 1,200 millones de habitantes. Según sus proyecciones, sin tal medida, la inercia demográfica iba a poner en peligro el desarrollo del país.

China ha pasado en ese periodo, de una economía rural y pobre, a primera potencia comercial mundial. Alguna nota habrá que tomar.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus