Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 2 febrero de 2016 la poeta, traductora y editora María Augusta Montealegre Denueda defendió en la Facultad de Filología, Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana, de la Universidad de Salamanca, su tesis doctoral: Ideas estéticas y políticas de las vanguardias en Nicaragua (1918-1933) / Salomón de la Selva y el Autodenominado Movimiento Nicaragüense de Vanguardia.

Dirigida por la catedrática salmantina y estudiosa de las letras hispánicas Carmen Ruiz Barrionuevo, la tesis debe editarse para ser apreciada por su intrínseco valor: un lúcido aporte al conocimiento del vanguardismo fundacional de Salomón y una crítica a fondo del conservadurismo de la vanguardia granadina, gestada entre 1931 y 1933, sin desconocer la autora de la tesis sus antecedentes. Por ejemplo, el principal de ellos ––la “Oda a Rubén Darío” (1927) de José Coronel Urtecho–– es sometido a un examen descuartizador, como lo expuso recientemente en un congreso internacional sobre Rubén Darío.

Utilizando la herramienta del materialismo filosófico de Jesús G. Maestro, y recurriendo a una vasta bibliografía ––sobre todo en alemán e inglés––, Montealegre Denueda reubica a Salomón, de manera clara y definitiva, en el canon de vanguardia en Nicaragua y revalora, más negativa que positivamente, al autollamado Movimiento de Vanguardia, surgido en Granada. Al mismo tiempo, se apropia del concepto de lo uno (lo local) y de lo diverso (lo global) ––expuesto por el español Claudio Guillén, especializado en Literatura Comparada–– para llevar a cabo su cometido.

No cabe en estas líneas resumir todos los capítulos de esta tesis, plena de erudición actualizada.

Así, no se le escapa a la autora ningún estudio o antología sobre las vanguardias hispanoamericanas (Foster, Jitrik, Osorio, Szabolscsi, Verani, Videla, entre otros) y, en concreto, sobre Don Sal y la vanguardia nicaragüense  (Arellano, Bellini, Bolaños-Salvatierra, Colón, Chiriboga, Fernández Vílchez, por citar seis autores). Basta destacar dos hechos, señalados por la tesista: 1) que los vanguardistas granadinos (junto a Ernesto Cardenal) inauguraron la historiografía literaria “como proyecto cultural y político encaminado a la construcción de una identidad nacional”; y 2) que ubicaron a Salomón como precursor, no como fundador de la vanguardia. Ella rechaza el membrete de “los tres grandes” (Pallais, Cortés y De la Selva), pero puntualiza que el suscrito desde 1977 separó a Don Sal, otorgándole su lugar correcto como el inmenso solitario y primer poeta moderno de Mesoamérica. Igualmente, no olvida que Pablo Antonio Cuadra rectificó su posición crítica ante el autor de El soldado desconocido (1922) valorando este poemario en 1985 como “el primer libro de vanguardia de la poesía nicaragüense”.

También la egresada de Salamanca recuerda que De la Selva había sido reivindicado, tempranamente, por el canon vanguardista internacional. En efecto, ya en 1925 figuraron poemas de El soldado desconocido en el Índice de la nueva poesía americana (Buenos Aires, Sociedad de Publicaciones El Inca), compilada por el peruano Alberto Hidalgo: primer recuento selectivo de la eclosión vanguardista en Hispanoamérica; en Laurel / Antología de la poesía moderna en lengua española (México, Séneca, 1941) de Xavier Villaurrutia y otros que reconocen en De la Selva al principal gestor del coloquialismo poético; en An Anthology of Contemporany Latin American Poetry (1942) de Dudley Fitts; en la Poesía hispanoamericana contemporánea (1944) de Antonio Acevedo Escobedo; en la Antología Caballo de Fuego (Buenos Aires, 1952) y en la Antología de poesía hispanoamericana (Madrid, Aguilar, 1958) de Julio Caillet Bois.

Para María Augusta, Salomón de la Selva es el primer poeta latinoamericano que publica un poemario en inglés durante el siglo XX: Tropical Town and Other Poems (1918). Con esta obra, el poeta nicaragüense se legitima, ingresa al mercado literario anglosajón y establece un puente entre dos culturas como manifestación extrema de transculturización; además, de acuerdo con David A. Colón (2012), “realiza una traducción radical de su imaginario de inmigrante hispano en el lenguaje tradicional, conservador, del verso inglés. El acto de haberlo hecho, su efecto y su legado constituye un evento de vanguardia”. Más aún: la nueva doctora ––siguiendo a Silvio Sirias–– reitera que Tropical Town… ––aun siendo evocación, traducción y transculturización–– pertenece a la herencia literaria hispana dentro de los Estados Unidos, “ya que constituye el texto fundacional de lo que posteriormente se conocería como Latino Writers”.

Pero el análisis de El soldado desconocido, texto fundacional de la vanguardia, ocupa mayor extensión en esta tesis doctoral que viene a enriquecer la bibliografía de las materias abordadas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus