Miguel Carranza
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Parece que el Golpe de Estado perpetrado en 2014 ha dado consecuencias preocupantes al Gobierno de turno de Kiev. Según resultados de la encuesta sociológica, de la compañía de investigación TNS en 2015, en este país europeo el 61 %de sus habitantes quiere abandonar el país por varias razones. Conforme a las encuestas más recientes -a principios de 2016- el número de los emigrantes potenciales creció hasta un 65%.

De Ucrania ya emigran los obreros, los estudiantes, los empresarios, los colaboradores científicos, incluso las mujeres van a casarse al extranjero. Polonia por ejemplo  en 2015 ha dado a los ucranianos más de 800 mil permisos de trabajo, y 60 mil educandos han salido para el estudio a las escuelas superiores polacas. Italia en tanto ha concedido 300 mil permisos. En Alemania han ingresado para educarse 25 mil estudiantes. Son datos reconocidos por la propia Ucrania.

Quienes mayormente quieren emigrar de este país europeo son los jóvenes en edades entre los 14 y 35 años. Los sociólogos subrayan que entre los que desean emigrar son muchos de los que estaban en Maydan y apoyaban el golpe de Estado sin pensar en las consecuencias. Ahora quieren correr fuera de las fronteras de Ucrania.

"La revolución dignidad", como llamaron los ideólogos de Maydan a la llegada al poder de Petró Poroshenko, ha dado a los ucranianos frutos indeseables. Esa aspiración de los ciudadanos a las protestas y los mítines ahora ha cambiado por el deseo de abandonar el Estado, en el cual vivir se hace difícil.

Naturalmente la emigración en masa influye desfavorablemente sobre el número de la población, contribuye al proceso del envejecimiento impetuoso de la nación. Hoy en Ucrania la mortalidad supera la natalidad. La reducción de la población del país llama a una preocupación seria: en 1993 el número de su población era 52.2 millones de personas y en 2015 esta cifra ha bajado hasta 42.9 millones, se han perdido casi 10 millones de ciudadanos.

A tales resultados la dirección del país tiene que aceptar urgentemente las medidas eficaces como cesar la operación militar sobre Donbass, este de Ucrania, desarmar las bandas, crear puestos de trabajo y condiciones para el desarrollo de las empresas. En resumen abastecer a las personas para tener una vida normal. Pero el Presidente y su Gobierno por lo visto tienen otras prioridades.

El 22 de febrero de 2014, la Rada Suprema (Parlamento) destituyó al presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, tras oponerse al Acuerdo de  Asociación con la Unión Europea, enmendó la Constitución y fijó unos comicios presidenciales extraordinarios en que fue elegido Petró Poroshenko, quien no ha sabido manejar el deseo de sus habitantes de emigrar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus