Carlos Andrés Pastrán Morales
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde tiempos inmemoriales, la situación del comercio, la moneda, el intercambio de las cosas, ha venido evolucionando, tanto diría yo, que en la actualidad, llegamos a un punto tan exagerado que, se dificultan nuestras comodidades y responsabilidades, solo por la obtención de dinero, convirtiéndolo en un Dios.  

Antes se ocupaban frutas u objetos para intercambiar cosas o alimentos. En nuestros antepasados era el trueque o el tiangue para comerciar e intercambiar. En Nicaragua fue el Cacao.

Ahora se usan unas láminas de papel o de plástico, decoradas con conceptos que representan al país. El dinero captura a casi todos, la gran mayoría, y es el responsable de que las personas se muevan en este mundo.

Claro, con el dinero se tiene la adquisición de todo, absolutamente todo, si se tiene lo suficiente y se pasan muchas necesidades si no se logra lo básico para comprar alimentos, por eso millones de personas en el mundo, y en nuestro propio país, viven en la extrema pobreza, porque hay desigualdades sociales y desigualdades económicas.  

Hoy en día, vemos en la calle a personas haciendo cualquier cosa solo para obtener dinero. Vemos personas pobres, vestidos de payaso, haciendo malabares o tirando fuego por la boca. Es una manera peligrosa y a la vez fácil, aunque es sacrificada y no se obtiene demasiado, pero para personas con bajos recursos, esta forma de obtener dinero, puede llegar a ser, por decir así, viable.

Todos estudiamos para que algún día seamos profesionales y ganemos buena cantidad de dinero. Obvio, en este mundo actual, todo se obtiene con dinero, todo es por dinero.

Otro claro ejemplo de que cualquier excusa es buena para ganar dinero, es que en los buses interlocales ahora han quitado varios de los asientos para que las personas vayan de pie y alcancen más, siendo así más personas a quienes se les cobra por el pasaje, ya a nadie le importa la comodidad del usuario.

Entonces, a veces hacemos de todo, literalmente de todo, para conseguir algo de dinero, y muchos de los jóvenes se desesperan por poder ganar dinero por su propia cuenta. El mundo material, el consumismo, el libre mercado, nos está envolviendo a todos y nos ha empujado a eso.

Lo peor de todo es que a veces todo está plata que se gana, es mal usada o mal invertida, porque por ejemplo, personas que andan limpiando vidrios o vendiendo artículos en los semáforos, algunos mal gastan su dinero.

No me opongo a que alguien trabaje duro para obtener recursos y los gaste en lo que crea más conveniente para satisfacer sus necesidades y cumplir sus expectativas, pero por ejemplo algunas de estas personas que limpian vidrios y pasan todo el día bajo el sol, gastan ese dinero en comprar audífonos, celulares o radios, en vez de comprar más comida, ayudar a su familia a o sus hijos. Y en otros casos, gente adinerada, usa tantas cantidades de dinero en la compra de vicios, como el alcohol y las drogas.

Creo que el consumismo, la modernidad y la tecnología nos tiene fuera del enfoque adecuado de cuáles deben ser nuestras prioridades personales y fundamentales humanas.

Podría decirse que es un tipo de enfermedad, porque se invierte mal casi siempre, pero aun así queremos más y más, para irnos poco a poco a las ruinas.

Me parece, es una simple opinión, que deberíamos reflexionar sobre el sacrificio que cuesta obtener recursos, dinero, para solucionar nuestros problemas y necesidades. No existe otra forma. Entonces, deberíamos usarlo en asuntos productivos, que nos beneficien más y que ayuden a los demás, porque al final, el dinero mueve a todos y al país.

Hay que esforzarnos y salir adelante, porque nada es fácil y nada es gratis. Si queremos ser alguien y llegar largo, mejorar las condiciones de la familia, del país, hay que acomodarse al estilo de vida y darlo todo, porque la vida es tiempo, el tiempo es oro y el oro es dinero.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus