Irina Bokova
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Proteger el planeta, rehabilitar las tierras, hacer participar a la población. Estos son los temas del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación en 2016. 

La desertificación es un fenómeno mundial que afecta a la disponibilidad y la sostenibilidad de los recursos, incide en los medios de vida de 900 millones de personas de todos los continentes y es la causa de una tercera parte de las amenazas a la biodiversidad en todo el mundo.

Se trata de una amenaza tanto para las regiones áridas como para las que no lo son, donde la sobreexplotación de la tierra, por ejemplo mediante la agricultura intensiva, la explotación forestal para obtener combustible y madera y el pastoreo excesivo han convertido los suelos fértiles en tierras estériles.

Los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías, los vientos, las inundaciones y las alteraciones climáticas, exacerban los efectos y añaden nuevas causas al ciclo de degradación.

Es mucho lo que está en juego, y por eso es tan importante lograr el objetivo de neutralizar la degradación de las tierras. Así se establece en la meta 15.3 de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, a fin de mantener e incluso mejorar la cantidad de recursos terrestres sanos y productivos.

Para conseguir este nuevo objetivo es necesario contar con la participación de las mujeres y los hombres.

Guiándose por este espíritu, cada uno desde su propia perspectiva, el Programa sobre el Hombre y la Biosfera, el Programa Hidrológico Internacional y el Programa de Acción Mundial de Educación para el Desarrollo Sostenible de la Unesco trabajan para lograr la participación de la población en las prácticas de ordenación sostenible de las tierras y la agrosilvicultura, en el desarrollo de economías verdes, en el consumo responsable y en la rehabilitación de los ecosistemas.

La desertificación no siempre es irreversible. La rehabilitación de las tierras es el instrumento fundamental, y la Unesco está decidida a hacer todo lo posible para rehabilitar nuestros ecosistemas, como se señaló en el Congreso Mundial de Reservas de Biosfera celebrado en Lima en marzo de 2016.

La desertificación es una amenaza mundial que exige una acción mundial, una acción que debe comenzar con cada uno de nosotros, con nuestro profundo compromiso con la protección de nuestro planeta para que todos podamos compartirlo.

*Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación. 
17 de junio de 2016.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus