Eddy Zepeda
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las masacres recientes en Orlando, USA, y horas después en Francia, evidencian una realidad que no puede enmascararse o desviarse de su causa de base: las injusticias sociales. Intentar definir Perfiles de criminales según sus rasgos físicos (faciales o corporales) es una forma de discriminar a personas de razas determinadas como posibles ejecutores de crímenes o delitos.

Lo organismos de inteligencia (CIA, FBI, ETC.) están intentando vincular a poblaciones estigmatizadas como de riesgo para la seguridad de cualquier sociedad. Negros, Indígenas, Latinos, Europeos del Este, del Oriente medio y próximo, sobre todo.  Blancos y Arios se excluyen de esta lista. Hitler, Mussolini, Stalin, Reagan, los Bush, Clinton, Kennedy (Bahía de Cochinos) no levantarían sospechas. Responsables de crímenes de lesa humanidad que nunca fueron juzgados.

Blanco corriendo: atleta. Negro corriendo: ladrón. Síntesis precisa de los conceptos discriminatorios vigentes actualmente en la sociedad influenciada por filosofías divorciadas de Derechos humanos.

La Evidencia en medicina demuestra que una persona con conducta desafiante, intolerante, irritada en su  infancia es un potencial adulto disociado, disfórico, antisocial, que no puede vincularse ni familiar ni comunitariamente, representando inminente peligro de hacer fracasar cualquier iniciativa de consolidación de causas justas, equitativas e integradoras, y respetuosa de diferencias normal y socialmente aceptadas.

Déficit de atención, hiperactividad, y más recientemente (producto de la moda y el marketing para maquillaje y consumo de grupos sociales de altura) se les llama niños emperadores…, siguiendo llamándoles en las clases bajas como lumpen, delincuentes, anárquicos, etc.

La Paidofilia, o especialidad de salud mental que atiende a poblaciones infantiles, identificando alteraciones del comportamiento o conducta anómalos en ese periodo importante del desarrollo humano, puede permitir el diseño y aplicación de una estrategia en salud mental que prevenga alteraciones del comportamiento, y fomente el crecimiento de grupos humanos sanos y comprometidos socialmente con la construcción de una sociedad más saludable, en todos los sentidos.

Proyectar en el tiempo de manera lineal el posible desarrollo de determinados grupos sociales (o su mínima expresión: personas) es factible cuando se tienen los elementos indispensables para el análisis. Origen, condiciones de crecimiento, oportunidades (educación, satisfacción de necesidades básicas, etc.), políticas públicas favorables, etc.).

Revisando los casos de Noruega, cuando un joven asesinó a decenas, en Oklahoma, en Boston, y ahora en Orlando, por citar algunos, el factor denominador ha sido la desatención familiar y social a los autores directos desde su etapa de primera infancia. Producto de hogares disfuncionales, adictos a sustancias antidepresivas (legales) inicialmente y luego a ilegales (sobre la base de la inducción de las sustancias legales, que le predisponen a buscar otras que provoquen mayor satisfacción y abstracción del entorno hostil al que pertenecen). La falta de políticas públicas responsables es evidente. Las instituciones, sobre todo las represoras (policía, ejército, juzgados) aparecen entonces, cuando ya el delito se ha concretado y no lo hace de manera preventiva.

No es entonces, la implementación de programas de identificación por perfiles físicos, dirigidos a minorías o grupos discriminados, lo que prevendrá delitos y crímenes. Es la atención integral de la sociedad, desde la primera infancia, fortaleciendo la educación, la tolerancia, el respeto a las diferencias, lo que podría garantizarnos ciudadanos de bien.
Independiente de credos políticos, religiosos y culturales, o de condiciones sociales, las generaciones futuras deben crecer procurando la coexistencia pacífica.

Salud para todos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus