Gustavo-Adolfo Vargas *
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea cuenta con 28 miembros, su población es de 510 millones de habitantes, tiene una superficie de 4.3 millones de kilómetros cuadrados, su Producto Interno Bruto (PIB) es de US$18.5 billones; y como bloque supera económicamente a Estados Unidos, siendo la economía más grande del mundo.

El referendo del 23 de junio, nació en las elecciones parlamentarias del 2015, con la promesa del actual primer ministro inglés, David Cameron, al comprometerse celebrar un referendo para decidir si Reino Unido permanecería en la Unión Europea o no, lo que le valió su reelección.

A escasos días del referéndum, solicitan a la población británica tomar una decisión. Hasta la fecha, todo indica que el público va a votar por su permanencia dentro de la Unión Europea. Pero según las últimas encuestas, la población británica está dividida por la mitad.

El Bretix (British Exit) es decir, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, es importante por diversas razones: entre ellas, porque significaría un debilitamiento de la arquitectura de unidad del continente por parte de uno de los grandes del Club europeo.

El Reino Unido, tiene el segundo PIB, más grande de la Unión Europea y el tercer lugar en población. Si el Reino Unido se retirase de la Unión Europea sentaría un precedente provocando que otros grupos nacionalistas presionen a sus gobiernos a seguir el ejemplo de Londres, creando cierta incertidumbre económica y política en ambas partes y también a nivel mundial.

Tony Blair, exprimer ministro británico declaró recientemente que Brexit sería un terremoto, cuyas réplicas económicas serían severas. Por eso las grandes empresas británicas y el presidente estadounidense Barack Obama, están en su contra.

En un referendo del 2014, Escocia votó a favor de permanecer en el Reino Unido, por temor a quedar fuera de la Unión Europea, indicando que si Reino Unido pierde se membresía, pediría otro referendo.

El Financial Times realizó un análisis de las encuestas inglesas, concluyendo que un 46% de los votantes decide quedarse en la Unión Europea, el 41% votaría para que Reino Unido se retire, y el otro porcentaje está indeciso. Según estas cifras, será una votación reñida.

A pesar de la fuerza del apoyo al Brexit, resulta irónico que millones de ciudadanos del Reino Unido, totalmente se integren en la sociedad europea. La economía británica está estrechamente ligada a la economía europea, y es difícil pensar que puedan separarse.

En la reunión que tuvo recientemente el G20 (con los ministros de finanzas), en Shangai, previnieron que una salida británica de la Unión Europea, ocasionara ¨un golpe en la economía mundial¨. De igual forma advirtió el Gobierno de Estados Unidos.

El lema de la Unión Europea, es ¨unidad en diversidad¨, y su objetivo es promulgar una Europa en paz, unida, próspera y con el libre movimiento dentro del bloque de gente, bienes, servicios y capital. La mayoría de sus países miembros también anhelan una unión cada vez más cercana.

Times comentó que el llamado referendo Brexit, no podría venir en peor momento; este podría significar un golpe devastador al proyecto europeo. Pero mantener al Reino Unido dentro a toda costa podría resultar igual de peligroso.

Donald Tusk, jefe de la Unión Europea, opinó que, ¨el referendo, el cual se llevará a cabo el 23 de junio, podría ser el final de la civilización política de occidente¨.

El Reino Unido está incorporado al mundo exterior por todos lados, y los votantes son los que decidirán si realmente ganarán algo con su elección. Brexit convulsionaria aún más a un continente que ya está agobiado por otros grandes problemas, y a un mundo que ya tiene suficiente volatilidad e incertidumbre.

* Diplomático, Jurista y Politólogo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus