Leonel Téller
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El miércoles 15 de junio por la noche, la manager del equipo discutió, presentó airadamente sus argumentos, intercambió reclamos e insultos desde el campo de beisbol con personas y madres de familia sentadas entre los fanáticos y la barra, pero lamentablemente y para el asombro de todos los presentes, la manager perdió el control y cometió el craso error de abandonar el campo y a su equipo para entrar a las graderías del estadio Roberto Clemente, ubicado en el Parque Luis Alfonso Velázquez, para agredir físicamente con golpes a la madre de uno de los jugadores de la liga de pretemporada del nivel prejunior para niños de 12 hasta los 14 años de edad, semillero de las grandes estrellas del presente y futuro de nuestro beisbol. 

Mientras este desagradable y violento incidente se desarrollaba en las graderías, el juego entre dos buenos equipos del país se desarrollaba entre robo de bases, batazos lagos y cortos, anotación de carreras y el equipo de la manager que perdió el control dejó de liderar el juego en esa entrada, a pesar de ir superando al equipo rival por cuatro carreras.  

En la Grecia clásica el deporte se institucionaliza alrededor del año 776 a.C. y esta actividad física no era solo una fuente de salud, también tenía un fuerte contenido ético y estético. Los niños y jóvenes griegos eran preparados para perfeccionarse en la práctica del atletismo, con el objetivo de lucirse en dichas competencias, pero el contenido y la filosofía principal fueron la enseñanza de la ética, disciplina, respeto a las reglas y al contrincante, y el objetivo final fue siempre la formación integral de un ciudadano ejemplar ante la sociedad. 

Con la institucionalización del deporte a través de la celebración de las Olimpíadas no solo se competía para exhibir destreza y lograr un lugar en el podio, fue una época para formar hombres de bien, y también se convirtió en un importante escenario para que pensadores y filósofos se presentaran para difundir sus ideas, adquiriendo esta época  notoriedad.

Olimpia se transformó entonces, en una gran ”feria” (para usar un término contemporáneo) donde confluían miles de personas llegadas de muchos pueblos vecinos.

A la práctica deportiva y a la discusión intelectual se sumó el ceremonial religioso, venerando al dios Zeus, y al dios Apolo, desarrollando el culto pagano que tiempo después fue rechazado por los cristianos, decretando su abolición.

Esos valores morales que caracterizaron estos famosos Juegos Olímpicos, fueron decayendo una vez que Grecia pasó a ser provincia romana, y terminaron convirtiendo a los juegos olímpicos en un espectáculo de características circenses, apuestas y corrupción. Finalmente, en el año 394 de la era cristiana, Teodosio el Grande  prohíbe los juegos.

La pregunta hoy es, podemos decir que: ¿somos herederos de algunos aspectos negativos de aquella cultura romana? ¿La sobrestimación social y económica y el éxito deportivo son un fin en sí mismo?

Las respuestas pueden generar intensos e interesantísimos debates, pero más allá de la controversia, no podemos ignorar que los deportes han devenido en un hecho social de gran relevancia, gracias a la difusión a través de los medios de comunicación, con millones de seguidores y fanáticos alrededor del mundo.

En el caso que nos ocupa, se equivocan si creen que los jóvenes atletas ignoraron el desagradable incidente, todo lo contrario, además de observarlo, lo comentaron y definitivamente no fue el mejor ejemplo. Por ende, debemos tomar nota y reflexionar para que estas situaciones, como las que protagonizó la manager de un excelente equipo como lo es Coirsa, apoyado por la Alcaldía de Managua, no se repitan. 

Como padre de familia no tengo ninguna duda que la finalidad de Feniba y de todos los que apoyamos y patrocinamos de una forma u otra a nuestra niñez y juventud a través del deporte,  como lo hicieron en la Antigua Grecia, es formar ciudadanos en la ética, el respeto, la disciplina, la camaradería y otros altos valores, y para nosotros los adultos, “ser ejemplo”. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus