Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Me pregunto cuántos habrán leído completo, íntegramente, el comunicado de la Conferencia Episcopal del pasado martes 14 de junio. Tengo la impresión de que fueron muy, pero muy pocos. Y quienes lo leyeron con espíritu de reflexión buscando encontrar en él orientaciones pastorales que iluminasen su actuar como ciudadanos, son muchísimo menos aún; realmente poquísimos. Posiblemente algunos lo habrán podido escuchar íntegro en alguna emisora de radio o TV (si es que alguna -fuera de las estaciones católicas- lo transmitió completo), pero solo oirían una lectura rápida quedando en la memoria dos o tres frases que particularmente les interesaba escuchar, desligadas del contexto. No es lo mismo oír la lectura de un comunicado que leerlo, y mejor todavía reflexionarlo.

¡Es una lástima! Porque ese comunicado refleja amor por el pueblo, sabiduría y preocupación por la paz y la vida democrática de Nicaragua.  No condena a nadie. No toca ningún tema específico de tantos que hay, polémicos, dónde unos grupos defienden una postura frente a otros; evitando así tomar partido y caer en un plano que pudiera ser –y que gracias a Dios no es- politiquero. Pero expresan el aprecio que tiene la Iglesia por la democracia y el pluralismo político que es incompatible con toda idea de partido único. Manifiestan su deseo de unas elecciones libres y transparentes con observación nacional e internacional. Consideran que varios sucesos recientes han inquietado y confrontado a muchas personas y hacen una exhortación respetuosa al presidente y a todos los políticos para que cada cual desde su posición actúe anteponiendo el bien común a los intereses particulares y se eviten situaciones tales como el abstencionismo y –sobre todo- la violencia.

No pretendo hacer un resumen del comunicado –ningún resumen es apropiado en estos casos- sino destacar la importancia de leerlo y reflexionarlo; pero leerlo todo, íntegro, completo –al menos los católicos-. Porque lastimosamente ha sucedido lo que siempre sucede con las cartas pastorales y comunicados de nuestros obispos, que muy pocos las leen y la gente se queda con lo que de ellos dicen los periódicos o comentan por las emisoras de radio y TV. Siendo sinceros y claros en este tema, debemos destacar cómo aquellos medios de comunicación que están altamente politizados, definidos en determinada línea política, manipulan a su antojo lo dicho por los obispos destacando una frase, una oración, un párrafo o un tema fuera del contexto del documento, desvirtuando así su espíritu constructivo para “llevar agua a su molino”. Destacan lo que les interesa, minimizan lo que no les interesa, publican fragmentos intercalados con comentarios de terceros, publican titulares subliminales, etc. ¡Hay muchas técnicas para manipular! Y son muchos los católicos que leen y escuchan esos medios de comunicación y se quedan solo con eso, creyendo que sus obispos los están guiando, orientando hacia lo que aquel medio astuta y taimadamente les dice. Luego vienen los políticos en sus entrevistas y discursos manipulando y citando frases aisladas de los obispos, unos para reforzar sus posiciones y otros para criticar a nuestra Iglesia. 

Los obispos tienen que orientarnos pastoralmente en nuestra vida política; pero, quizá –digo yo- sería bueno considerar otros métodos para ese magisterio en particular. Porque es interesante ver cómo los que demandan y presionan porque se emitan documentos públicos sobre temas políticos son los políticos y sus medios afines; ¡incluso con exigencia! Al menos yo –me perdonan si me equivoco- no veo a sacerdotes, religiosos, laicos comprometidos, ministros de la comunión, catequistas, agentes de pastoral, jóvenes de la pastoral juvenil, es decir, al pueblo católico practicante, a la mayoría de nuestros fieles, pidiendo pronunciamientos mediáticos de nuestros obispos sobre temas políticos. Sí veo demandándolos a gente muy polarizada y a ciertos medios interesados en manipularlos.

Abogado, periodista y escritor
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus