Esteban Solís R.
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La última proyección de votos y escaños efectuada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España de cara a las elecciones del 26 de junio, asegura que el Partido Popular que preside Mariano Rajoy ganará los comicios con el 29.2% y la coalición de izquierda Unidos Podemos, que dirigen  Pablo Iglesias y Alberto Garzón, obtendrán el segundo lugar con 25.6%  en tanto que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se hunde al tercer puesto con el 21.2% y más abajo la formación Ciudadanos, en cuarta posición que lograría 14.6% . En cuanto a las estimaciones del voto, CIS afirma que el PP alcanzaría entre 118 y 121 escaños, entre dos y cinco menos que los obtenidos en las elecciones del 20 de diciembre. La mayor rentabilidad es para Unidos Podemos  quien pasaría de 69 asientos a lograr entre 88 y 92 y quien más sufre es el PSOE que perdería entre diez  y doce diputaciones.

Está claro que ninguna de los cuatro candidatos que tienen opciones de formar gobierno pueden llegar a La Moncloa con el voto de sus propias formaciones políticas. La Constitución establece que en una primera votación un candidato requiere de mayoría absoluta para lograr la presidencia del gobierno, es decir, 176 votos. En ese escenario, la alianza de Izquierda Unida y Podemos si contara con el respaldo del PSOE acariciaría la mayoría absoluta con 172  votos. Si la coalición mantiene al candidato en una segunda votación 48 horas después de efectuada la primera votación en donde no alcanzó los votos necesarios, en esta oportunidad necesitará de la mayoría simple para formar gobierno, es decir, más votos a favor que en contra.  Rajoy, que con seguridad será el candidato del PP la tiene muy difícil porque ni sumando los votos de Ciudadanos, que ideológicamente es el más afín, quedaría lejos de los 176 votos en primera votación. Si las estimaciones de CIS se aproximan a la realidad, el PP y Ciudadanos juntos alcanzan con la proyección más alta de escaños 160, doce menos que hace el bloque  Unidos Podemos.

Un dato que llama la atención de esta macroencuesta a 17 mil 488 ciudadanos entre el 4 y el 22 de mayo es que el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón es el líder mejor valorado por los españoles con una calificación de 4.8% pasando por encima de los cuatro candidatos principales de las elecciones del 26 de junio. Otro asunto no menos importante del trabajo de campo es que los españoles se sienten más identificados con las ideas del PSOE e incluso, cuando les preguntan qué partido les gustaría que tuviera más votos el 19.8% prefiere al PSOE, seguido muy de cerca por las otras formaciones políticas, sin embargo, a la hora de las intenciones del voto, el PSOE cae hasta el tercer lugar. La explicación a este fenómeno político según algunos entendidos es que no hay firmeza y coherencia en las actuaciones del partido y otro grupo se decanta porque el colectivo es poco fiable, no tiene credibilidad.

La formación de Iglesias vuelve a superar al PSOE en las mismas ocho comunidades autónomas donde ya le había ganado en las elecciones de diciembre pasado que dicho sea de paso son las más pobladas entre las que se cuentan Baleares, Canarias, Cataluña, Valencia, la Comunidad de Madrid, el País Vasco y Navarra. En Cataluña y el País Vasco, Podemos mejora sus resultados de diciembre con una estupenda subida de escaños gracias a su discurso en defensa del derecho a decidir y el estado plurinacional. No deja de llamar la atención también que en el País Vasco por primera vez un partido no nacionalista se convierte por mucho en el más votado y con más escaños. De acuerdo a la proyección de CIS, Unidos Podemos obtendría siete asientos por cinco del Partido Nacionalista Vasco. Después del 26 de junio España podría vivir un nuevo escenario político con una coalición de izquierda al frente del gobierno liderado por una nueva generación de políticos. El "Sorpasso" de Unidos Podemos se afianza en detrimento del PSOE.

*Periodista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus