Fredy Franco
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Carlos Fonseca Amador nació un 23 de junio de 1936, este 23 de junio se cumple el 80 aniversario de su natalicio.

Carlos Fonseca Amador es el más destacado revolucionario sandinista de los años 50 al 70 del siglo XX en Nicaragua, y su principal contribución fue la fundación y forja del FSLN de 1961 a 1976, momento en el cual el FSLN ya era reconocido como una fuerza revolucionaria a nivel nacional e internacional.

Carlos nació el día en que celebramos el Día del Padre en Nicaragua, del que es un ejemplo supremo a seguir, siendo un ser  humano de principios, místico, comprometido y entregado de tiempo completo a hacer la revolución.

Una enseñanza fundamental de Carlos Fonseca fue que el FSLN debía estar unido para hacer la revolución y unir a todo el pueblo para realizar sus intereses y sus derechos. Unidad que fue fundamental para triunfar sobre la dictadura somocista, hacer y defender la revolución sandinista.

Nos enseñaba: “hagamos esfuerzos por atraernos a la lucha a las más extensas capas de la población, comenzando por supuesto con los obreros, campesinos y estudiantes, pero llegando también a cierto sector de los ricos.”

Y continuaba: “Somos conscientes que el socialismo es la única perspectiva que tienen los pueblos para lograr un cambio profundo en sus condiciones de vida. Lo que no supone que excluyamos a personas que no piensan igual que nosotros, y aunque pensamos que la guía fundamental deben ser los principios del socialismo científico, estamos dispuestos a marchar juntos con personas de las más diversas creencias interesadas en el derrocamiento de la tiranía y en la liberación de nuestro país.”

La liberación de Nicaragua demandaba y demanda unir a toda la nación para la paz y el progreso, porque la experiencia histórica de división, atomización y sectarismo favorecía (y favorece) a los enemigos del pueblo y la nación.

Hoy con el liderazgo del FSLN y el Compañero Presidente Daniel, bajo un Modelo de Diálogo, Consensos y Alianzas, estamos forjando por primera vez la más completa unidad de todos los sectores (trabajadores, campesinos,  gobierno, empresarios y productores), lo que ha permitido hacer progresar a Nicaragua de manera sostenida y forjado condiciones de paz y equidad.

Carlos, bajo una posición de principio pero anti dogmática, convencido de que la alternativa histórica para hacer realidad la felicidad humana era el socialismo, pero este se construye en un largo proceso, haciendo camino al andar, bajo la guía de los principios socialistas, considerando las condiciones históricas para avanzar, y que en ese propósito había que caminar juntos e incluir a los diversos sectores y unir a las personas con diversas creencias  interesadas en la liberación de Nicaragua y su progreso.

Por eso no es casualidad que dijera que “es fundamental en el Frente Sandinista la unidad entre los verdaderos revolucionarios y los verdaderos cristianos”. Y no es casualidad que bajo el espíritu de Carlos hoy, en esta segunda etapa de la revolución,  se impulse el Modelo Cristiano, Socialista y Solidario, el cual es esencialmente pertinente a las condiciones históricas de la Nicaragua de hoy y del futuro.

Por eso hoy su legado está presente en la Obra de la Revolución y en la línea consecuente del FSLN de seguir transformando Nicaragua bajo una lógica y compromiso de evolución-revolución, de amplitud, inclusión y  de compromiso esencial con las mayorías populares.

* Cientista Social e Historiador.
Profesor Titular UNAN Managua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus