Augusto Zamora R.*
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se celebró el referendo sobre permanencia o salida (Brexit: british exit) del Reino Unido de la Unión Europea, y los británicos votaron –por estrecho margen- salida.

El resultado ha sido una bomba política y un miniterremoto económico. Su efecto más grave es romper el mito de ingreso sin salida posible creado por la propia UE.

La UE empezó como una comunidad económica y terminó convertida en un disparatado proyecto de unión política y económica, que ha terminado en pesadilla para pueblos enteros, como Grecia, castigados hasta la humillación por buscar políticas alternativas.

Un proyecto que, originalmente, buscaba crear un espacio de igualdad y que ha terminado en tiranía de burócratas y plutócratas que, con políticas de implacables recortes sociales, han disparado pobreza, paro y desigualdades.

En España, veinte multimillonarios poseen más riqueza que el 30% de población, mientras jubilados y pensionistas veían cómo Bruselas ordenaba congelar sus ya menguados ingresos.

En el mundo, casi mil millones de personas salieron de la pobreza extrema los últimos veinte años. En Europa, 122 millones de personas viven amenazadas de pobreza o exclusión social. Una población similar a total de Alemania y España juntas.

En Grecia, la pobreza pasó del 28% en 2008 al 36% en 1015. En España, del 24.5% al 29.2%. Son esos los resultados de las políticas económicas promovidas por la UE.

Con tales políticas lo asombroso no es que los británicos decidieran salirse. Es que otros no lo hayan hecho antes.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus