Carlos Andrés Pastrán Morales
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estamos aburridos, haciendo lo que mejor sabemos hacer, nada! Nos levantamos de nuestro sitio más cómodo del hogar y buscamos entre el polvo y las cosas viejas de nuestra casa o habitación. De repente, luego de husmear un rato por ahí, encontramos aquellos viejos álbumes de fotos.

Fotografías de nuestra infancia, promociones de la escuela, fiestas, fechas importantes más que todo. Momentos con nuestros hermanos, padres, familiares, cenas, bautizos, cumpleaños, piñatas, todo. Y, así de la nada, se activa esa parte del cerebro que nos hace recordar y sentir nostalgia por aquellos tiempos de alegría. Donde vemos en los retratos sonrisas de oreja a oreja, sin preocupaciones ni problemas. Quizás las cosas hayan cambiado, o quizás no. Y solo pensamos en querer repetir todos esos días en donde, probablemente, todo era mejor.

Los recuerdos de nuestra vida hace que nos duela el pecho, por no decir el corazón, porque es posible que hoy en día estemos pasando por días duros, de esfuerzo, de tristeza y de nostalgia al recordar el tiempo pasado.

La vida es tan complicada y sencilla a la vez, que cuando menos nos lo esperamos, nos encontramos con cosas buenas y cosas malas de un día para otro. Puede que hoy estés pensando en los planes de mañana, el trabajo, las clases, la escuela, la universidad. Pero cuando despiertes y des los primeros pasos, pueden cambiar tus expectativas en cuestión de segundos. La nostalgia golpea tan de frente para que suframos y aprendamos de nuestros errores y hechos por los que atravesamos y logramos ser fuertes ante todo.

Así que, muchas de las cosas que vemos y recordamos en las fotos viejas, hacen que vivamos y sintamos aquellas ocurrencias por las que estábamos pasando. Si eran de alegría pues nos entristecemos, si eran de tragedia pues más bien nos hace sentir mejor.

Recordamos tiempos en familia, cuando nuestros tíos, abuelos, primos y hermanos, algunos de ellos seguían vivos, y uno ve su rostro pasado, su rostro sin experimentar, su rostro de alegría sin saber por lo que tenía que pasar para llegar a lo que es ahora.

También momentos de amor, cuando empezábamos a conocer al amor de nuestra vida, en la infancia, la adolescencia, donde con solo escuchar su nombre o solo pensar en esa persona nos hacía tan felices y nos retumbaba el corazón y sentíamos mariposas en el estómago. Sin saber por los problemas que tenían tolerar y superar juntos, para tener una unión más fuerte como la de ahora.

En mi caso, puedo decir que no tenía idea alguna de lo que iba a pasar ese día en que conocí a esa persona, pero también diré que tengo memoria fotográfica, así que son momentos y situaciones que, por muy viejas y complicadas que sea, jamás se olvidarán.

También vemos en esas fotos viejas, nuestra cara de niño, nuestra edad y nuestro tamaño, la inocencia, los juguetes, a nuestros padres más jóvenes, cuando la vida era fácil y por lo único que nos preocupábamos era qué íbamos a jugar con nuestros amigos de la cuadra o de la escuela. ”Juventud divino tesoro, ya te vas para no volver. Cuando quiero llorar no lloro, y a veces lloro sin querer”, como decía el gran poeta.

Entonces, luego de la nostalgia y los recuerdos, pasan horas y volvemos a poner esos viejos álbumes a su lugar, al polvo, al pasado, para que meses o años después volvamos a pasar por la misma situación.  Muchos dicen que todo tiempo pasado fue mejor, pero si es cierto que es mejor, ¿por qué seguimos avanzando?

La vida es algo bonito, mientras logremos sufrir, llorar, experimentar, dudar, amar, confiar, entender, besar, abrazar, poder enamorarse, pero en resumen, vivir. Y mientras vivamos y nos pasen problemas o momentos inolvidables, estos quedan dentro de nosotros. Y las fotos y retratos nos ayudan a recordar por lo que pasamos y nos ayudan a recapacitar por lo que estamos pasando.

Así que si estás en problemas o lo estuviste y extrañas mucho de los viejos días, anda y llama a esas personas con las que conviviste y hablen sobre todo lo nuevo y todo lo viejo, para que ambos se den cuenta de cómo es la vida, de cuán rápido pasa el tiempo y de cómo sobrepasar los problemas para seguir teniendo recuerdo y seguir viviendo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus