Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El origen de la palabra Brexit viene de dos palabras: British Exit (salida del Reino Unido). En estos días se realizó un referéndum en el Reino Unido sobre su permanencia o no en la UE: la respuesta fue el No. Tres días antes de la votación, el periódico “Internacional” publicó un comentario de la monarca de Inglaterra, Isabel II, a unos comensales que asistían a una cena. El artículo apareció en la revista “The daily beast’ Robert Lacey”, uno de los principales biógrafos de la reina. Ella expresaba: “Denme tres buenas razones. ¿Por qué el Reino Unido debe permanecer en la UE?” Se ha comentado que ha sido esto, lo que dio los 4 puntos favorables en los votos al Brexit que desmarcó a las mismas encuestas. Con el referéndum, Gran Bretaña vuelve a marcar un cambio de rumbo en la economía del mundo. Cuando Margaret Thatcher (1979-1990) fue primer ministra, llevó adelante el proyecto del neoliberalismo (de Pinochet en Chile); y seguida por el presidente Ronald Reagan; bajo una filosofía política y económica dirigida a la desregulación del sector financiero, flexibilización del mercado laboral, privatización de las empresas públicas y reducción del poder de los sindicatos. Utilizando como herramienta de acceso a los estados la globalización, que da mayor acceso a  mercados mundiales en la libre circulación de capitales. Implantando la sociedad de consumo. Afectando los ordenamientos jurídicos nacionales e internacionales. Al final de esta historia, el proceso de globalización afectó seriamente a la mayoría de la población inglesa, lo que exacerbó el nacionalismo, y el interés de recuperación parte de la soberanía cedida en pos de un proyecto comunitario de una UE. Esta respuesta, ha marcado un elemento de inflexión que determina un giro en el proceso y dirección de la globalización.

Pero existe aún más, agregado otros elementos no desconectados de esta decisión: 1.- Las dudas sobre el futuro del patrón dólar como moneda de cambio de comercio y finanzas internacionales; 2.- El ingreso en el mediano o corto plazo del yuan, sustituyendo al euro como segunda moneda; y un poco más tarde, como primera, reemplazando al dólar. Tal afirmación se sustenta en la fundación del Banco AIIB (2014), cuyo principal accionista es China, e Inglaterra como uno de sus fundadores (2015). Para enero 2016 lo integran 57 miembros. Ha sido el ministro de Finanzas inglés George Osborne quien realizó esta diligencia. Violando la “relación especial” con EU. Pero la realidad dice que con la trayectoria financiera de Inglaterra no podía perder la oportunidad de ser uno de los fundadores del AIIB; con más capital que el Banco Mundial. Demostrando que no están tan dispuesta al acompañamiento en la decadencia a EU.

Gesto que molestó al gobierno norteamericano. Si la lógica nos lleva a un avance de algunos procesos, se podría especular que Gran Bretaña, al quedar fuera de los compromisos de la UE, estaría ganando la candidatura a ser el país que maneje gran parte de las transacciones financiera  que involucren al yuan. Por otro lado, la lira esterlina inglesa ha perdido en estos días valor,  pero ganó, porque tenía un valor muy elevado que encarecía sus exportaciones. De manera que esta acción no solo marca el regreso a un reforzamiento necesario al modelo de soberanía del Estado en su ámbito de componente, sino que está marcando un nuevo concepto de cómo deberán construirse las relaciones internacionales en la composición de los bloques de países en el futuro. Otro punto es ver qué tanto ha quitado fuerza al bloque de los 28, que serán ahora 27. Obama ha perdido, eso es obvio.

Rusia ha salido ganando, tiene en esto pautas en su favor, porque le permitirá negociar directamente con Inglaterra, y refuerza en su efecto el sentimiento cada vez mayor del pueblo alemán a dejar de tensar las relaciones Alemania-Rusia. Putín, enterado de estos beneficios, ha declarado su respeto a la decisión y derecho del pueblo inglés. Pero existirán costos, y la incertidumbre no es solo para la UE, que debe revisa y valorar, sin prisa, su nueva realidad, situación y tratados. También afectará a lo interno a la misma Inglaterra por sus propias contradicciones (Escocia, 60% voto a favor de permanecer en UE; e Irlanda del Norte. Podrían llamar a referéndum de independencia del Reino Unido, para quedarse en la UE). Una balcanización o fragmentación del Reino Unido. Una parodia que temen, porque ha sido Inglaterra en las guerras, junto a EU, la que impone esta receta: Yugoslavia, Siria, etc. Ahora lo sentirá en carne propia. Ganó el nacionalismo; pierde la globalización. Golpe de timón. ¿Cuáles serán las propuestas del rumbo a seguir?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus