Orlando López-Selva
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siempre estoy pensando en la idea huntingtoniana del conflicto de las civilizaciones. Pero veo las cosas más desde la perspectiva de la amenaza dictatorial. Es decir, es posible que la civilización occidental: de democracia pluralista, mercado libre, estado de derecho, y régimen de libertades, que ha permitido que la ciencia, la cultura y el pensamiento filosófico hayan creado el maravilloso mundo de avances científicos e invenciones tecnológicas jamás conocido por la humanidad, sea sustituida, mediante un conflicto ideológico, por otra civilización Oriental que intente borrar todo ese legado de progreso y avances modernos actuales.  

Es evidente que las potencias emergentes: China, India, Japón,  Corea del Sur, ya imponen su sello.

Pero se corre el riesgo de que el liderazgo asiático dé paso a regímenes dictatoriales, más allá de sus fronteras.

En ese sentido, hemos vivido amenazados por la idea marxista-leninista de imponer el socialismo globalmente. El problema no es que el sistema tenga algunos éxitos, sabido como dictadura. Sino que haya tantos ingenuos que crean que esa sea la solución a los problemas de la humanidad. 

Uno puede acostumbrarse a la idea de los valores chinos. Y podríamos comprender todo el universo moral y conservador de pensadores como Confucio, Mencio, Lao-Tzé. Ya hemos saboreado algo de la manera cómo los budistas abordan los problemas espirituales o de íntima relación con la naturaleza. Y hay tanto más por descubrir en el arte, la cultura, la literatura, y la filosofía natural.

Pero nunca, creo, podríamos acostumbrarnos a creer que se pueden universalizar los Gulags, descritos por Alexander Solzhentzyn. 

¿Cómo podemos aceptar la idea de que los rusos, habiendo tenido a extraordinarios músicos, arquitectos, escritores y científicos, crean que sería mejor venderse al mundo como modelo socialista ejemplificado por Lenin y Stalin?

¡Los rusos tienen algo mejor que vender que una dictadura proletaria!

¿Falta dignidad o imaginación? ¿Las ideas superiores han sido suplantadas por el horrendo instinto del poderío militar, para que cunda la idea del miedo global? ¿Qué pensaría Tolstoi?

Es cierto que el régimen zarista no fue el mejor modelo político-social. Pero, la historia no sirve para avivar resentimientos y justificar odios y endilgarles culpas a otros. ¿Habría sucedido lo mismo con la Alemania nazi que creó Auschwitz o Treblinka, e hizo una guerra que mató a más de 40 millones de personas e inventó una óptica (sería grotesco llamarle ideología) desde la cual los übermensch justificarían el dominio de “los más aptos” sobre el resto de la humanidad?

Rusia es más de Occidente que de Oriente, aunque, un 60-70% de sus habitantes tengan de asiático, en la sangre.

Si la civilización hindú impusiera sus reglas y dogmas, también sería estremecedor. Pero en India hay toda una gama de culturas, creencias y valores que ya nutrieron de manera indirecta a toda la matriz de civilización occidental, también enriquecida sustancialmente por lo griego, judeo-cristiano y romano. 

La fuerza más avasalladora de la humanidad se llama  comercio. Es un impulso natural de las necesidades y gustos humanos, llámense tribus, clanes, naciones. En ese sentido, creo que por ahí vendrá la declinación de Occidente. No será por sus valores. No. Perderemos el ritmo porque no tenemos las capacidades superlativas de los asiáticos. 

Sin dudas, el hombre Occidental sigue siendo pionero en las invenciones, creaciones, medicinas, herramientas, escritos, investigaciones, experimentos. La ciencia y la tecnología occidentales dominan todavía. 

Igual sucede con el arte y la cultura. Aunque, hay chinos o coreanos talentosos, estos seguirán queriendo cantar las óperas de Verdi, Wagner, o Bizet; o interpretar la música de Mozart, Vivaldi, Bach o Tchaikovsky. 

No olvidemos que la civilización occidental es la pionera del método científico, los viajes espaciales (¿Rusos y americanos fueron al espacio, impulsados por rivalidad o por amor a la ciencia?), la cohetería moderna, las vacunas, las telecomunicaciones digitales, los automóviles, la aviación, el pensamiento racional, los viajes exploratorios, de aventuras (¡A Genghis Khan nunca se le ocurrió enriquecer su cultura mongólica, solo conquistar!  

El pensamiento filosófico occidental es fecundísimo en cuanto a producción, análisis y penetración. Aunque, desconocemos muchas ideas de pensadores árabes (¡qué tanto contribuyeron a la cultura iberoamericana!); así como persas, hindúes, chinas, japonesas. Pero ¿encontraremos pares de Aristóteles, Platón, Hegel, Russell? 

Occidente vive acechado por los dogmas dictatoriales.

No comprendo que haya “intelectuales” (¡incapaces de cuestionar a sus amos!) que vivan y se beneficien de los prodigios occidentales, lo odien tanto, y crean que deba desaparecer, porque quienes lo lideran, ideológicamente piensan distinto.

En Cuba, China, Rusia jamás les permitirían pensar distinto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus