Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Partido Popular con su líder, el presidente en funciones Mariano Rajoy,  busca desesperadamente conseguir apoyos para lograr lo que, hasta hoy, se ha convertido en una quimera en la nueva España después de los comicios del 20 de diciembre pasado, los tan anhelados 176 votos para obtener la investidura. El PP cuenta a la fecha con 137 escaños, catorce más de los que obtuvo en diciembre. Pese a ganar la segunda edición de los comicios efectuados el 26 de junio al obtener 14 bancas más, los populares no alcanzan los números suficientes aún sumando a su aliado natural, Ciudadanos, que se hundió en las últimas votaciones al perder ocho asientos en el congreso y totalizar solamente 32. Rajoy invitó a los jefes de las distintas fuerzas políticas en un intento por ganarse respaldos a su investidura, sin embargo, esa ronda ha sido negativa para el dirigente político pues, el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, cuya formación obtuvo 85 asientos en el congreso y Pablo Iglesias, de la coalición Unidos Podemos, con 71 diputados, han remarcado que votarán contrario a la investidura de Rajoy.

España tiene más de 200 días con un Ejecutivo en funciones debido a que la Ley del Gobierno de 1977 dice que el Ejecutivo cesa tras los comicios generales, que se desarrollaron en diciembre pasado, todo un récord para el país ibérico. Sin embargo, el máximo líder de Podemos, Pablo Iglesias ha dejado un mensaje bien claro al Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, de que todavía es posible pensar en un gobierno alterno al que pretende el PP.  Iglesias ha dicho que los números dan siempre y cuando se sumen a esta coalición los independentistas vascos y catalanes, que aglutinan a no menos de 22 diputados que junto a los 85 del PSOE y los 71 de Podemos hacen un total de 178 diputados. Está claro que hay otras opciones para que Rajoy todavía intente formar gobierno, quizá de minoría, con la abstención del PSOE.

Para llegar a este punto, en la votación que debe efectuarse a finales de julio o principios de agosto, el PP y su candidato, hasta el momento Rajoy, debe obtener la mayoría absoluta, 176 votos de un total de 350 congresistas. Si no obtiene esa cantidad, la ley señala que 48 horas después de la primera votación, se convoca a una segunda ronda en la que basta una votación de mayoría simple, más votos a favor que en contra. Iglesias ya ha advertido a Sánchez de que si se presta a la investidura de Rajoy se convierte en "un socio más o menos intenso"  de su adversario político tradicional y Podemos asumiría el papel de leal oposición. Hay presiones de algunos "barones" del PSOE, dirigentes históricos, entre ellos Felipe González, para que el partido facilite la investidura de Mariano Rajoy absteniéndose, posición que ha sido rechazada por otros líderes de la formación roja. En esa perspectiva, Iglesias considera que todavía es viable un gobierno alternativo tras manifestar que la institución política que dirige está dispuesta a estudiar cualquier propuesta de los socialistas. Francesc Homes,  portavoz de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) en el Congreso, dijo recientemente tras su encuentro con Rajoy, que hay una alta probabilidad de que se tengan que convocar unas terceras elecciones. Sánchez comentó también después de reunirse con Rajoy, que el PSOE siempre estará en la solución, que este es el momento de Rajoy y que harán todo lo posible para lograr que haya gobierno en España y que no se repitan las elecciones. Al parecer no cerró las puertas a un eventual entendimiento con la coalición de Iglesias.

Los números no le cuadran al líder del PP porque sumando sus votos con los de Ciudadanos totalizan 169. Iglesias es el dirigente que más claro ha hablado al respecto en la coyuntura. Sánchez debe elegir entre Rajoy, una alternativa de izquierda o terceras elecciones. La pelota está en el tejado del  PSOE.

*Periodista

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus