Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vivimos en un mundo ya globalizado. Miles de noticias se filtran, publican y comparten a cada segundo. Miles de aplicaciones para informarte, por tanto, tenemos el espacio debido para expresar opiniones, como este mismito artículo. 

Millones de personas dan sus puntos de vista sobre todas las cosas que ocurren en el mundo y más cuando son en nuestro país. Pero la población más joven tiende a contradecir lo que trata de demostrar cuando comparten, explican, hablan, sobre un tema que les llamó la atención y del que están de acuerdo o no.

Trato de decir que muchas personas jóvenes tratan de verse más interesantes cuando publican sus opiniones en las redes sobre problemas sociales, políticos o ambientales, que el país u otro lugar está padeciendo. 

Sin embargo, estos palabreríos, en muchos casos carecen de sentido alguno, porque hablan de cambio de pensamiento, de acciones, de marchas en contra de estos problemas, pero esta misma gente no mueve un músculo que no sean los que ocupó para escribir su punto de vista. Es cierto, no ocurre en todos los casos, porque hay situaciones donde se habla con autoridad, con experiencia, dando ánimos para superar los conflictos de los cuales se habla, en vez de solo criticar y no actuar.

También, hay ejemplos de personas que dan su punto de vista, que terminan siendo párrafos vacíos, porque tienden a no leer las noticias o los comentarios de otras personas, simplemente abren la boca sin saber, sin pensar antes, con el objetivo de… No sé, llamar la atención tal vez. Además, queda corto leer varias de las noticias en línea, algunas de estas páginas no son más que falsas para levantar aún más polémica.

Actualmente, se ve en las redes cantidades de publicaciones sobre la noticia de la señora Rosario Murillo como candidata a vicepresidenta. Muchos amantes de la polémica empezaron a escribir barbaridades, críticas algo vulgar, sin antecedentes acerca de esta noticia o excesivamente superficial sin analizar el resultado de su trabajo. No digo si está bien o está mal si la nominaron o no, serán los nicaragüenses los que decidan el día de la votación, sino la forma insustancial de las críticas. 

Otro impacto parecido fueron las publicaciones sobre los partidos políticos, la sequía de ciertos cuerpos de agua en el país, las críticas viejas sobre el canal y las marchas que hubo.

Bueno, no está mal dar un punto de vista sobre las noticias y temas importantes que ocurren diariamente. Lo que está mal es no investigar y no informarse adecuadamente antes de hablar, está mal pedir cambios y no mover un dedo, está mal crear más controversia y no respetar las opiniones de lo demás y como dije al inicio, esto se ve más reflejado en los jóvenes en las redes sociales.

Y como en nuestro país la mayoría de la población es corta de edad, entonces, a todos nos ha pasado esta situación. 

Todos alguna vez hemos escrito, compartido, hablado, opinado y criticado a personas, problemas, noticias, que han pasado en Nicaragua. Muchos pedimos cambios y se dan las marchas y ni nos damos cuenta. 

Otros piden más interés de parte de la población sobre estos problemas y nos desinteresamos totalmente. Antes, los jóvenes eran los que más estaban involucrados en la política y las problemáticas sociales, ellos hacían el cambio y se hizo y Nicaragua logró avanzar de poco en poco. 

Hoy en día solo vemos inicios de las redes llenos de párrafos de muchas personas que lo escriben mientras están acostados bien cómodos en sus camas, mientras se ríen de los vídeos de Facebook, personas que se informan de fuentes pobres, que no leen el periódico y no ven la realidad del país y no ven a las demás personas que viven allá afuera, las que de verdad están sufriendo. 

Entonces, siempre tenemos que pensar mejor las cosas, y hablar menos y actuar más. La exhortación, más acción, menos palabras. Y los jóvenes, ser más activos y más dispuestos en lo que creemos. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus