Eddy Zepeda
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De oportuna y necesaria ha sido la decisión tomada por autoridades sanitarias y legislativas en relación a  una demanda en materia de salud pública, que vendría a garantizar mayor y mejor calidad de vida a un segmento vulnerable de la población, que tienen derecho a seguir viviendo con calidad y dignidad: quienes ameritan un trasplante de órgano.

Córneas, hígados, piel, páncreas, riñones, medulas óseas, entre otros sistemas u órganos, manejados de manera profesional y ética, pueden salvar vidas y prolongar la existencia de quienes por alguna razón están afectados pero tienen la oportunidad de recibir una donación que resuelva su necesidad.

Existen muchas experiencias y debates en otros países del mundo que se han anticipado, logrando resultados satisfactorios. Los aspectos de  riesgos por manipulación indebida y fines lucrativos se incluyen en los análisis hechos. Esperemos que no se repitan experiencias equivocadas en otros lados, incluso en nuestro país. Recordemos las muertes de pacientes receptores y donadores en operaciones de trasplantes renales en años anteriores en nuestro país, información manejada discrecionalmente en su momento, por motivos dudosos. En estos momentos, que se reglamenta y procura aplicar la ley esperemos que no se repitan errores médico-quirúrgicos, incluyendo procedimientos reñidos con la ética, aunque no con el comercio, como los trasplantes de estructuras que no garantizan la vida o la calidad de la misma, sino más bien con fines de estética, apariencia y estatus, para ofertarse mejor social y económicamente. 

Vinculado al tema nos referiremos a una problemática sanitaria nacional que impacta directa y severamente a más de 35,000 pacientes, hombres y mujeres de la Tercera Edad, repercutiendo indirectamente en más de 300,000 habitantes (sus familias). Son los enfermos de Alzheimer, sus familiares y cuidadores, sin dejar de resaltar el impacto socioeconómico al país. 

La ciencia ha dado pasos importantes en su abordaje integral, desde su diagnóstico hasta su manejo farmacológico (tabletas, cápsulas, parches) y NO farmacológico (Grupos de Ayuda Mutua, Musicoterapia, Terapia Cognitiva, etc.), siendo los resultados alcanzados hasta hoy de tipo paliativo únicamente, retrasando la evolución de la enfermedad y el estrés de los familiares/cuidadores. Sin embargo, haber superado el concepto que el mal aparece por el simple hecho de llegar a viejo y que existen varios Indicadores o factores predisponentes (clínicos, moleculares/genéticos, medioambientales) es un avance significativo. Recordemos que solamente 2-3 de cada 10 Adultos entre 65-84 años corren riesgo, aunque el porcentaje aumenta a casi 50% una vez superado los 85. Los casos presentados antes de 55-50 años suceden fundamentalmente en los que portan un Gen denominado Paisa, en Medellín, Colombia. Excepción de la regla fue un caso registrado en nuestro país, diagnosticado a los 48 años falleciendo a los 54. QEPD.

No habiendo terapias medicamentosas que prevengan este padecimiento los expertos en neurociencias han orientado el fortalecimiento de 7 MEDIDAS sencillas, aplicables también a la prevención de otras enfermedades crónicas: 1.- Control de Hipertensión Arterial.2.- Control de sobrepeso/obesidad. 3.-Control de Diabetes Mellitus. 4.- Control de grasas dañinas (colesterol-triglicéridos). 5.- Evitar tóxicos (tabaco-alcohol). 6.- Aumentar y mantener actividad física regularmente (150 minutos semanales) y 7.- AUMENTAR ACTIVIDAD INTELECTUAL: leer, estudiar, escribir, pintar, dibujar, juegos mentales, oír música. Más recientemente han incluido MEDITAR al menos 30 minutos diarios para fortalecer la Amígdala, estructura cerebral (no la de la garganta) relacionada al control de ira y estrés y VINCULARSE SOCIALMENTE, para interactuar y socializar… NO AISLARSE.

Intentando consolidar en nuestro país los protocolos ya validados en Europa, Asia, Australia y Norteamérica, es preciso Sistematizar en todas las unidades de salud (públicas y privadas) la identificación y seguimiento del Deterioro Cognitivo (memoria, lenguaje, comportamiento) para la aplicación de los Indicadores clínicos (Test de Folstein), moleculares (Apo-E4) y de imagen (TAC/RM) y diagnosticar tempranamente a los pacientes, de manera que NO se retrase el tratamiento, que aunque sea Paliativo al menos garantiza Independencia, Interacción, Disminución de estrés a familiares y cuidadores, pero sobre todo: DIGNIFICACIÓN DEL PACIENTE. 

Una vez se llegue a la etapa final del proceso, para fines de Estudio y búsqueda de soluciones que puedan servir en futuro (vacunas, tratamientos curativos, etc.) se sugiere ANALIZAR la estructura cerebral dañada (ovillos, placas, sustancia beta amiloidea, filamentos fosforilados, etc.) intentando mayores conocimientos que permitan producir resultados definitivos. Es el llamado Proyecto de Banco de Cerebros, en curso desde hace más de 10 años en otros países.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus