Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ciudad es como la casa; dice mucho de lo que somos cuando llegamos a ella. Es antesala que invita o desincentiva a cualquier inversionista. Un asunto que debe abordarse por la acción pública. En las historias locales ha pasado que en la sumatoria de los descuidos y tolerancias de gobiernos, bien intencionadas o por negligencia, se pierden las áreas centrales de la ciudad, enfrentándose después a la imperiosa necesidad de buscar mecanismos para recuperarlo; y volver al centro de la ciudad. Existen experiencias dignas de estudiar, como en Quito, capital de Ecuador. Hace poco más de 10 años, un alcalde trazó con su equipo de Gobierno recuperar y ordenar el Centro Histórico, descuidado y tomado por comerciantes. Con la debida  organización, presupuesto, sinergia de su estructura Administrativa, apuntalaron en esa línea, con la decisión y convicción de mejorar la ciudad. Quedaron para la historia las 2,000 reuniones -titánicas de la tarea. En Jinotepe el interés de los comerciantes es legítimo; pero la preocupación de la población, la otra parte de los comerciantes, sacerdote y el interés del Gobierno Local (facultado para ordenar la ciudad) también lo es. No es solo ver el desorden existente, sino su evolución a futuro. El mercado Oriental, en Managua, es clara muestra de un desorden no atendido a tiempo. El Alcalde de Quito reubicó a los comerciantes en un local adecuado para sus ventas. Hoy es uno de los Centro Históricos mejor conservados de Latinoamérica; 150 edificaciones monumentales y 5,000 inmuebles registrados. Creando una Empresa del Desarrollo del Centro. Esto trajo turismo, inversión y empleos. Cuando se ordena algo de este tipo, debe por Ordenanza, reordenarse el transporte, para que integre a la ciudad el lugar donde se ha ubicado a los comerciantes. En definitiva la medida debe ser implementada por estética urbana, desarrollo del comercio, turismo, inversión, áreas verdes, crecimiento de población, crecimiento de parque vehicular, etc. El Centro de Jinotepe debe ser despejado con lo que eso conlleva (recuperar la belleza arquitectónica de sus casas, aceras, Catedral, parque, calles, árboles, etc.), que le permita entrar y competir como destino de ciudad. Creando una Comisión que elabore propuesta con vista al desarrollo de ese centro ante su Concejo Municipal. Centro Histórico como la Ciudad de México, constituyen núcleos en torno al cual ha crecido la ciudad. Un Centro Histórico es un núcleo urbano con vinculación histórica que genera mayor atracción social, económica, política y cultural a la ciudad.

No es asunto de capricho. Es asunto de colocar manos a la obra y proceder a planificar, ordenar, su propia ciudad, y visualizar su desarrollo. ¿Quién puede cuestionar el clima tan agradable de Jinotepe? Está faltando entendimiento y creatividad. En Nicaragua, León muestra otra experiencia imitable. Su Alcaldía está ordenando su centro: Felicidades. Un trabajo que llevó tiempo y sinsabores, pero ahí algunos resultados. El desarrollo de una ciudad pasa necesariamente por ordenarse. No es asunto de marchas de presión y expresión; es trabajo, planificación y voluntad política de las partes en buscar y aportar soluciones, ideas y recursos. Son elementos para ordenar la convivencia. Es legítimo el derecho de los comerciantes a preservar su fuente de ingreso, algo que conviene a la  ciudad y Alcaldía. Ordenar una ciudad implica un esfuerzo colectivo en el tema urbano, que requieren normas y su cumplimiento. No es mantener y decir que únicamente ocupando su Centro eso es posible. No existe el derecho al desorden que afecte al resto de población y comercio. Simplemente no puede ser. Si en la casa uno de la familia gusta dormir en la sala y saca la cama, y duerme ahí cuando existe un cuarto para él ¿Sería admisible? Otra cosa es que no tenga cuarto y no exista alternativa. Una lógica de ordenar, trae consigo una lógica económica de invertir y hacer que esas condiciones se mantengan para el nuevo lugar construido. Pasa por ordenar rutas de transporte, incentivo fiscal, actividades culturales, acera, arborizar el sector, etc. La entrada que ha construido en su entrada a Nindirí es preciosa, invito a visitarla, igual Catarina. La legitimidad de un Derecho no implica el hacerlo a como me da la gana; el futuro y los derechos de la comunidad; es pertinente no perderlos de vista. Si Jinotepe ha estado en desorden en su centro, ¿qué será del futuro? Es poco alentador. Si la Alcaldía ha dado el paso sólido y loable de ordenarse, no pierdan el impulso. Aunque sí cabe escuchar con sabiduría las propuestas, bajo cauces responsables, en la búsqueda de mecanismos para que mantengan su fuente de ingreso en sus nuevos locales. Es su ciudad, la de todos, no lo olviden.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus