Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ileana Ros-Lehtinen, una cubana-estadounidense nacida en La Habana,  es representante (diputada) ante el Congreso de EE.UU. por el distrito de Miami-Hialeah.

Miembro ultraconservadora del Partido Republicano, por su hijo transexual cambió su conservatismo -solo en este tema- apoyando los matrimonios homosexuales y abandonó la Iglesia católica haciéndose episcopaliana.

Es congresista gracias al voto del exilio cubano, dominante en Miami-Hialeah, por lo que mantiene posiciones extremistas en relación a Cuba para satisfacción de sus electores, especialmente los mayores de 40 años. Tiene posiciones anticomunistas propias del “macartismo” de tiempos pasados (persecución anticomunista impulsada por el desquiciado senador Joseph McCarthy entre 1909 y 1957, que llenó las cárceles de millares de personas de mentalidad liberal, acusándolos de comunistas). También complace a los conservadores más radicales entre algunos otros hispanos de la Florida, con posiciones extremas sobre Latinoamérica usando el viejo argumento de que nosotros estamos en “su hemisferio”, condenando algunas situaciones de estos países como “atentatorias contra la seguridad de EE.UU.” Así promueve la abierta injerencia del Gobierno estadounidense en la política interna de nuestros países.

Favorece el envío de tropas a diferentes partes del mundo, mientras se opone al Cuerpo de Paz (creado por Kennedy y en el cual participan millares de jóvenes estadounidenses que en países pobres –como en Nicaragua- desarrollan encomiables proyectos sociales). El principal contribuyente de sus campañas es el judío Irving Moskowitz, conocido por financiar el asentamiento de judíos en los barrios árabes de Jerusalén, quitándoles a las familias árabes sus hogares ancestrales. Varias organizaciones estadounidenses han pedido a Ros-Lehtinen devolver las contribuciones de Moskowitz, pues "socava la solución pacífica que propone EE.UU. al conflicto judío-palestino”, y también porque consideran que “el origen de ese dinero para las campañas de una congresista compromete a la nación.” Ros-Lehtinen apoya todo lo que favorece a los judíos extremistas, al margen de la política oficial estadounidense. Promovió que EE.UU. abandonara el Consejo de la ONU para los Derechos Humanos porque condenó algunas acciones inhumanas del Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. También propuso cortar el financiamiento de EE.UU. a cualquier organismo de la ONU que reconozca al Estado Palestino.

Se opone a los recientes acuerdos entre EE.UU. y Cuba. Apareció en el documental británico “638 maneras de matar a Castro”, diciendo: "Apruebo cualquier acción para asesinar a Fidel Castro y a cualquier líder que oprima al  pueblo". Preside el Comité de Fondos para defender al terrorista cubano-estadounidense Luis Posada Carriles, que en 1976 hizo explotar el vuelo 455 de Cubana de Aviación entre Barbados y Jamaica, asesinando a 73 pasajeros civiles. Sobre la llamada Ley Patriota, de naturaleza temporal, que después del 9/11 permite detener a cualquier persona por tan solo “parecer” sospechoso y mantenerlo preso indefinidamente, sin juicio ni derecho a abogado, y sin dar cuenta a nadie de su paradero, Ros-Lehtinen propone que se convierta en una ley definitiva. En contraste, favoreció la aprobación de la extracción de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, a pesar de los inmensos daños ecológicos para la humanidad. Cuando fue reelecta en 2008, Barack Obama cortesmente la llamó para felicitarla; ella le colgó.

Una política internacional de EE.UU. como la que impulsa gente como Ros-Lehtinen, no beneficia para nada a los latinoamericanos democráticos que promueven la democracia y la libertad en nuestros países. Al contrario, esa política agresiva e injerencista es absolutamente ineficaz y contraproducente; más bien endurece, radicaliza y fortalece a algunos regímenes que ataca. Sirve de excusa para culpar de todo lo malo a EE.UU., y al final las consecuencias las sufre únicamente la gente más pobre. ¡Eso no funciona! Prueba de ello es la misma Cuba de Ros-Lehtinen, con Fidel Castro en el poder celebrando 90 años.

Abogado, periodista y escritor.
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus