Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pasado el tiempo, las emotividades, la serenidad puede asistirnos para apreciar los hechos con mayor objetividad. Y dibujar las realidades más claras. Las Torres Gemelas inauguradas el 4 de abril de 1973: fueron destruidas el 11 de septiembre del 2001, y marcó el cambió del mundo en su realidad geopolítica y militar al día siguiente; señalando como prioridad el combate al terrorismo; centro de las estrategias de expansión  del ejército de EE.UU., autoasignándose el  rol de abanderado de esta causa. En estos hechos implementaron la lógica que ocupan los que desean obtener alguna potestad, que consiste en: dar paso a que suceda una  acción (un hecho) supuestamente no  originada por ellos; que esto dé origen a una reacción de indignación de la población; y lo último, que esta se traduzca en una petición de solución; algo que de previo está listo y programado para implementar, con lo que se legitima de antemano la decisión que apruebe e implemente el Gobierno; y lo mejor es que pasará sin resistencia. Lo del 11-S tiene fuertes indicios de esto, es decir, a un autoatentado. Hoy se sabe que la historia oficial, no resiste un análisis científico, por las incoherencias en la versión. Al presentar situaciones imposibles para con leyes y principios de la física y química. Retrocedamos el tiempo: en 1998 hicieron una entrevista a Putín, aun no era presidente de Rusia; en ella advirtió que en unos 2 a 3 años, al inicio del milenio, se preparaba un atentado a las Torres Gemelas, y que sobre esto se tenían suficientes evidencias. Al escuchar esto el periodista le expresó “Eh, no sé si hay una forma de preguntarle esto sin sonar un tanto ofensivo, eh… ¿Pero tiene noción… de lo terriblemente desquiciado, enfermo, paranoico y alocado que suena esto?”. Putín respondió: “Habrá que esperar un par de años… y espero que no le pesen los cientos de vidas inocente que se perderán…”. Tres años más tarde, las Torres Gemelas fueron derribadas. 

Larry Abraham Silverstein rentó el World Trade Center por un contrato por 99 años, en la primavera del 2001, logrando la firma de un seguro contra ataque terrorista. En ese contrato logra la opción de reconstruir esa propiedad en caso de ser destruida (¿?). Luego del 11 de septiembre, logró legalmente el doble del límite de la póliza, bajo el argumento de doble ataque, por doble incidente terrorista; le otorgaron 7 mil millones de dólares. El día del ataque a las Torres no fueron a trabajar sus dos hijos: Róger y Lisa. Larry tenía por rutina de todos los días desayunar en el restaurante “Windows on the World”, en el piso 106 y 107 del Word Trade Center 1:Torre Norte. Ese día tampoco fue a desayunar ni trabajar (¿?). El Ingeniero Estructural de Las Torres, Les Robertson, entrevistado por los periodistas, declaró enfáticamente que Las Torres fueron diseñadas para soportar el impacto, en cualquiera de las partes del edificio, de un avión 707. En el programa “North Bay Report”, en entrevista al Coronel retirado de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. Dr. Bub Bowman, Dr. en Aeronáutica e Ingeniería Nuclear por la Universidad de Caltech, expresó: “No se nos ha dicho la verdad… por existir falsedades puras y duras en su informe final oficial sobre el 11-S…un informe escrito por Phillip Zelikov…”. Decía que presenta encubrimientos, cuestionando el cómo fue posible que se derribara el WTC 7, ubicado al lado de Las Torres,  que no había recibido impacto de avión, donde las filmaciones evidenciaban una perfecta demolición controlada (47 pisos y 186 mts de altura; cayó en 6.5 segundos). Un grupo de 8 investigadores dirigidos por Niels Harry; elaboraron un estudio científico que les llevó más de 2 años de investigación. Fue entrevistado sobre sus resultados por medios daneses; él dijo que encontraron en los escombros nanotermitas y explosivos, que estos fueron colocados de previo, pues no podían provenir de los aviones, y que estos fueron los que realmente posibilitaron y explicaría un colapso de los edificios como naipes, pues era la única manera de producirse el efecto que se vio y no por choque de avión, y eso se llama “demolición controlada”. Explica: “La “termita” fue descubierta en 1893; es mezcla de óxido de aluminio y óxido; que al reaccionar crean un intenso calor… 2,500 grados”. Dice “… puede ser usado para hacer soldaduras… para fundir otros hierros. La nanotecnología hace las cosas más pequeñas. Así pues, en la nanotermita… se producen partículas pequeñas perfectamente mezcladas”. Explicando que con aditivo era más efectiva que la dinamita y  puede utilizarse para energía de cohetes. De ser así entonces ¿Qué sucedió realmente el 11-S?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus