Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua es un país asombroso, no solamente por la belleza natural que tiene, sino también por nosotros, los habitantes que hacemos progresar a la nación. Sin embargo, la gran mayoría de la población no conoce totalmente a su país por razones obvias, pobreza y tiempo, pero cuando se tenga la oportunidad de visitar algún lugar al que nunca se ha ido, no se debe pensar dos veces, porque cada rincón de Nicaragua tiene algo en especial.

¿Alguna vez se han preguntado de dónde capturan a las conchas negras que se preparan en los cócteles y que tan deliciosamente se degustan? Pues en el mar pensará uno, pero hay personas que se ganan la vida recolectando estas conchas pero no del mar, sino de los manglares del Estero Real, en Chinandega. Es un proceso interesante que pude verlo personalmente. 

Principalmente mujeres se dedican a meterse en la ñanga, como dicen ellas, con el lodo hasta las rodillas, caminando entre los manglares y sumergiendo la mano unos cuantos centímetros para capturar esos moluscos que habitan en esa zona. Un trabajo que han tenido desde que han sido pequeñas, un trabajo duro, porque tienen que alquilar botes sin motor, se van debajo del sol durante horas hasta llegar al punto de extracción. 

Siendo un trabajo que requiere mucho esfuerzo y dedicación, estas mujeres siempre están alegres porque aman su trabajo, eso es lo que hacen por cultura desde hace años y no lo van a dejar. Sin embargo es un oficio mal pagado, les dan diez córdobas por cada docena de conchas que colecten. Las compran los dueños de los bares que, por un cóctel que lleva no más de cuatro de estas, lo venden a 100 córdobas y en los bares de Managua hasta el doble de ese precio. 

Por esto mismo, varias de las mujeres se han unido a un sistema de pesca que han creado los habitantes de la zona, en donde ellos cultivan la larva del animal, los crían y los alimentan para luego pescarlos y venderlos. Los tienen en unas jaulas que flotan en el agua, dicen que por cada jaula tienen al menos unos 5,000 peces. 

Cuentan que al inicio del proyecto, las jaulas y las instalaciones que flotan se le destruyeron muchas veces por las corrientes del agua debido a esto algunas personas dejaban el proyecto y se rendían, ahora los que tuvieron paciencia e hicieron su esfuerzo gozan de las ganancias que la pesca les brinda. Consiguen el alimento de las grandes empresas de camarones, ellos les regalan las cabezas y estos pescadores las procesan y lo usan como alimento para los peces. Un trabajo que les ha costado y les sigue costando, ya que no pensaban que fuese tan difícil a como ellos creían. En el proyecto, ahora, trabajan unas 10 personas que tratan de seguir adelante y tener el sustento para sus familias. Su dedicación, empeño y amor a ese trabajo es ejemplar y motivacional. 

En todo el país existen personas que dan de todo para una mejor vida, trabajos duros, esfuerzo, paciencia, para obtener una buena ganancia. 

Pero cosas tan simples como un cóctel de conchas negras o un plato de pargo rojo frito que podemos pedir en un restaurante, no sabemos de dónde vienen ni cómo se obtienen, no sabemos las historias de las personas que hicieron un gran trabajo para ganarse unos cuantos córdobas vendiendo ese pescado o esas conchas.

Visitar comunidades y ver a las personas como viven y son felices cambian la perspectiva de vida, y la forma en que uno ve el país y te das cuenta de las bellezas de gente y de naturaleza que tenemos, y eso llena de orgullo. 

Gracias a la Universidad Centroamericana (UCA) por el curso de los ecosistemas de Nicaragua, logré visitar esas comunidades que viven en pobreza, que pescan y recolectan conchas, y es sorprendente ver lo alegres que están siempre, jocosamente, en cambio nosotros nos complicamos la vida siendo tan jóvenes y con todo a nuestra disposición, con un futuro casi hecho y con dinero en el bolsillo.

Pensemos mejor las cosas y usemos bien lo que tenemos de ventaja para nosotros, algún día veremos cómo viven ciertas personas, en la pobreza, que necesitan ayuda y ahí será la oportunidad para ser mejores, para ayudar a la gente y para reflexionar, sobre todo el amor al país, a nuestra gente, nos inspire y nos comprometa a construir una Nicaragua más próspera y con personas de buen corazón.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus