Msc. Vilma Báez Valdez*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se está presentando en cada uno de los países de Centroamérica el V Informe del Estado de la Región 2016. Este informe pretende exponer una serie de temas selectivos de interés común para la sociedad centroamericana, temas que presentan pocas variaciones con respecto a los informes anteriores. Pues el panorama de la región no ha cambiado mucho, seguimos en una CA que experimenta cambios paulatinos, por no decir estáticos, su evolución hacia el desarrollo sostenible, hacia la industrialización, la innovación, la investigación científica, la tecnología, la competitividad, la juricidad es lenta, frente a los cambios que se subsistan rápidamente en el contexto internacional. Además de que la región permanece desintegrada, con un déficit en su capacidad de análisis, con una sociedad que en su gran mayoría desconoce los datos, reales e históricos de la región, lo que la hace ser menos crítica ante los problemas, y las amenazas que la azotan. Treinta años después la región continúa en mora consigo misma y arrastrando sus problemas históricos y estructurales, junto a la demostrada capacidad de los Estados de no poder resolver esos rezagos. Si bien es cierto que económicamente hay mejoras y avances aparentes, estos no son suficientes para disminuir de forma sustancial la pobreza en la región, ya que los niveles de la calidad humana no son decentes, ni sostenibles para la mayoría. 

Un aspectos principal al que se refiere este informe es a la “Educación”,  factor clave para potenciar el desarrollo de los casi 49 millones de centroamericanos. El informe destaca que en la región el Estado es el principal proveedor de la educación, que la cobertura de la educación primaria en todos los países de la región alcanza el 80 %, pero el nivel preescolar sigue siendo bajo con menos del 60 %. Destaca que Nicaragua ha alcanzado la cobertura de la educación primaria en todo el país, pero el reto a nivel regional es mejorar la calidad de la educación, destacando que en este nivel se producen las tasas más altas de deserción escolar, y que algunos de los factores comunes concurrentes son la desintegración familiar; la migración, el alcoholismo y la baja escolaridad de los padres; así como la pobreza, los embarazos y  las uniones matrimoniales prematuras en la juventud; sumando a ello las malas condiciones de infraestructura de las escuelas, el hacinamiento en los hogares, la violencia no solo en el hogar sino en el entorno educativo, y en el barrio. Según el informe, algo que impacta de forma negativa en la baja productividad económica, y que la PEA en  CA tenga como promedio un nivel de educación de 6 años o menos. 

Finalizo, haciendo una sugerencia a los gobiernos de turno, hay que incrementar el porcentaje del presupuesto dedicado a la educación, que permita mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, mejorar la infraestructura de los centros de educación, ampliar la cobertura de los programas educativos y fortalecer lo institucional de la educación

Catedrática

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus