Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Islam (en árabe, someterse) es una de las grandes religiones monoteístas; las otras son el judaísmo y el cristianismo. Es la religión de los musulmanes (muslim: sometido a Dios). Surgió en el año 610 d.C. en Arabia, según la fe islámica, por la revelación del Arcángel Gabriel a Mahoma, reproducida en el Corán (Recitación), que considera a Abraham, Moisés y Jesús como profetas y musulmanes por hacer la Voluntad Divina, junto a la Virgen María y otros personajes bíblicos. Los musulmanes consideran a Mahoma el último profeta y declaran solemnemente: “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”. Alá en árabe significa precisamente Dios.

Al fallecer Mahoma, sus seguidores discrepaban sobre su sucesor, y tras luchas violentas se dividieron en dos ramas: los sunitas, seguidores de los primeros califas sucesores de Mahoma y devotos de la colección de dichos y hechos atribuidos a su profeta: la Sunna (Tradición). Y los chiitas, seguidores del yerno de Mahoma y padre de sus nietos, Alí, que reclamó la sucesión como derecho hereditario. Chía es abreviatura de chíat-u-Ali: partidario de Alí. Hay grandes diferencias entre sunitas y chiitas y entre las diferentes ramas en que se subdividen. Tienen diversas interpretaciones del Corán y diferentes costumbres, que van desde los más conservadores, como los talibanes de Afganistán, hasta los menos estrictos, como los musulmanes egipcios. Algo parecido a lo que sucede en las diferentes ramas del cristianismo y el judaísmo.

El Viernes es su día sagrado. Se reúnen en las mezquitas (lugar de culto) para leer el Corán, escuchar un sermón del guía espiritual o imam (predicador de la fe) y orar en comunidad. Los sunitas no tienen un solo líder, sino algunos imanes más prestigiosos que otros. Para los chiitas el último imam fue Muhammad al-Mahdi, nacido en 869 y sin datos sobre su fallecimiento; los mulás son intérpretes del último imam. En Irán llaman ayatollah (en persa, señal de Alá) a los clérigos con estudios superiores del Islam.

En la actualidad unos 1,600 millones de personas de todas las razas profesan el Islam. Los países con más musulmanes son: Indonesia (209 millones), India (176), Pakistán (167), Bangladesh (133), Nigeria (77), Irán (72), Egipto (70), Turquía (69). En Europa Occidental hay 20 millones y en Europa Oriental 25 (incluyendo la mayoría de bosnios). En EE.UU. hay 5 millones.

En Nicaragua hay familias musulmanas de origen árabe que conocemos cariñosamente como “turquitos” porque llegaron con pasaporte de Turquía durante la invasión turca a los países árabes. Tienen una mezquita y son personas prósperas y apreciadas.

Los musulmanes cumplen varios preceptos, como orar cinco veces al día; el ayuno del Ramadán, noveno mes del calendario lunar (abstinencia rigurosa de comida, bebida y otras satisfacciones sensuales durante las horas de luz diurna); el zacat: una contribución para los pobres y la causa de la fe; la peregrinación a La Meca, donde nació Mahoma; y el combate por defender la fe. Este combate -Yihad- solo es lícito, según el Corán, en legítima defensa de los valores fundamentales del musulmán.

Es falso que los musulmanes pretendan hoy imponer su religión a la fuerza o que sean personas violentas; excepto una pequeña minoría de fanáticos motivados por razones políticas o por la venganza, que se dedican al terrorismo como seguidores de Al Qaeda o de ISIS, y que suelen ser religiosamente ignorantes, desconociendo las enseñanzas del Corán en su conjunto. Al Qaeda fue creada e ISIS fue fortalecida por EE.UU. como parte de su política militar en el Medio Oriente.

Y la ola de inmigrantes –sobre todo a Europa- es causada por las invasiones e intervenciones de los EE.UU. y de algunos países de Europa. Esos refugiados son gente inocente víctima de la guerra y sus secuelas de muerte y miseria, que no hubieran abandonado sus tierras de no ser por las guerras causadas por la intervención de Occidente.

 

* Abogado, periodista y escritor.
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus