Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera Cumbre de Naciones Unidas sobre Refugiados y Migración aprobó un conjunto de propósitos denominado Declaración de Nueva York.  En ello instan a los países miembros a adoptar diversas medidas de apoyo a migrantes y refugiados, protegiendo sus derechos, facilitando el acceso al trabajo y a la educación.

Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, señaló que “el documento solo tendrá un significado real si cumplimos con los compromisos que hemos asumido hoy”.

Pero que se cumpla es incierto, la declaración carece de carácter vinculante, lo único cierto (aunque insuficiente) del encuentro, fue el gesto de China, que puso a disposición de Naciones Unidas un fondo de 100 millones de dólares para ayuda humanitaria a migrantes y refugiados; y que la ONU, lanzó una campaña contra la xenofobia en los países receptores de movimientos migratorios.

Aurelie Ponthieu, asesora de Médicos sin Fronteras, expresó que: en la Cumbre de Nueva York, varias organizaciones no gubernamentales señalaron la abundancia de los buenos propósitos de representantes de gobiernos que, en la práctica no respetan los derechos de cada individuo, no cumplen con los compromisos ya existentes, y que optan por enfoques restrictivos y dañinos contra extranjeros que llegan a sus territorios.

Mientras la Cumbre sobre Migración se llevaba a cabo, Francia colocaba a los migrantes en campos de entrenamiento; Reino Unido construía un muro en territorio francés para impedir la llegada de extranjeros por el Canal de la Mancha; y en la Isla griega de Lesbos era incendiado un campamento de migrantes, al parecer por manos anónimas.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, señaló que:  su gobierno seguirá trabajando para que se reconozca a los migrantes como agentes de cambio y desarrollo, garantizando sus derechos humanos, descartando el odio y discriminación, especialmente en contra de los africanos, asiáticos, caribeños y sudamericanos que transitan con el propósito de llegar a Estados Unidos.

Existe un conjunto de compromisos establecidos con las autoridades de Washington, por sucesivos gobiernos mexicanos que impiden que extranjeros indocumentados lleguen a la frontera norte. Esto se traduce en una pérdida de soberanía, donde funcionarios y diplomáticos estadounidenses inspeccionan los dispositivos de control migratorio en la demarcación fronteriza del sur del país. 

Hasta la fecha miles de personas siguen enfrentándose a la deportación, y en otros casos sufren encarcelamientos, extorsiones, torturas, violaciones e incluso la muerte; para todo ello participan bandas delictivas, elementos policiales y los agentes del Instituto Nacional de Migración, a como han documentado algunos en diversas ocasiones.

Francia se prepara para sus elecciones políticas, casi la cuarta parte de la población es de origen extranjero. Hay discusiones a nivel nacional y pan-europeo, sobre si abrirán las puertas a más inmigrantes y qué políticas debe adoptar París. Marie Le-Pen (líder del partido radical, Frente Nacional), aboga por una legislación que prohíba la entrada de más inmigrantes a Francia.

El filósofo francés del siglo pasado Jacques Maritain, uno de los principales representantes del neoescolasticismo dijo que: “la unidad en la diversidad era la clave de la multiculturalidad”. Pero sus palabras no hacen eco; en Alemania, Austria, Holanda y Noruega, los refugiados están causando problemas graves. En Australia, un líder parlamentario propuso el cierre de las puertas a los inmigrantes.

La Oficina Europea de Estadística, conocida como Eurostat, indica que en los próximos 50 años Europa necesitará 50 millones de nuevos trabajadores o emigrantes para trabajar y mantener el nivel de riqueza. Sin embargo, han creado planes para impedir que lleguen inmigrantes o refugiados.

Una vez que los gobiernos se comprometen, se abre un conjunto de exclusiones económicas y sociales derivadas de la codicia empresarial, corrupción política y exclusión social; que requieren cambios tanto en materia de normas políticas como sociales.

Los propósitos expresados en sede de la ONU, apuntan en dirección correcta, pero está por verse que los gobiernos se armen de voluntad política para convertirlos en práctica. 

* Diplomático, Jurista y Politólogo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus