Carlos Andrés Pastrán Morales
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el mundo existen todo tipo de personas, desde las más raras hasta las más intelectuales, pero los tiempos han cambiado tanto que, al menos, en la etapa juvenil al parecer ya nadie tiene personalidad, o cuesta encontrar a alguien que sea el mismo o sea único. 

Ahora las personas se dejan llevar tanto por las habladurías, impertinencias y por encajar que la forma de ser que tienen o que tenían la van perdiendo. Hoy en día vemos jóvenes, como vos, como yo, que hacen de todo para ganar un poco de atención, para hacer “amistades”, para hacerse popular entre los demás, y esto resulta decepcionante.

No sé realmente cuál sea la causa de que las personas hagan estas cosas, pero sí sé que no es razón para que lo hagan. Diariamente vemos a adolescentes que se introducen al mundo de las drogas por influencia de sus “amigos”, o por problemas familiares o simplemente porque quieren experimentar, lo cual está totalmente mal. Que tu vida sea miserable, sea sola, aburrida, no significa que vas a consumir químicos o fumar plantas, más bien esas personas deberían buscar una forma para erradicar sus problemas y superarse, por esfuerzo propio o con ayuda de expertos. 

Muchas veces la sociedad en la que viven algunas personas trata de inducirlas al mal, y estas por ser aceptadas y no sentirse excluidos hacen de todo para formar parte del grupo al que ellos consideran como “amigos”, esta es una de las cosas bastante comunes y peores que se ven a diario por cualquier parte del país, y sobre todo a la cual estamos expuestos los jóvenes. 

A parte de las drogas, hay otras personas que para ser un miembro más se vuelven alcohólicas y se unen al vicio. Miles de personas tratan de encajar a un grupo para tener con quien salir, divertirse y entretenerse, pero esto no es así por así, se tiene que ser selectivo. Al parecer hay gente desesperada que se mete con cualquier individuo que lo induce al mal también y puede que esta persona que está sola, triste o que simplemente quiere ser alguien para lo demás, se vuelva peor que con los que logra salir. 

Lastimosamente en esa sociedad grupitos como estos son los que se creen lo máximo, por tener dinero y salir a tomar, porque son populares y conocen a todo el mundo, y porque creen que entre más tomen alcohol y entre más aguanten son mejores que los demás.

Otro hecho, pero que supongo que se ve más por la pobreza, son esos sujetos que se meten a pandillas, a robar, asaltar y herir gente, solo por ser aceptados por el barrio, por los ladrones y los líderes de pandillas que se creen los dueños del lugar, consideran que por andar asaltando y matando todos le tienen que seguir la corriente y tenerles miedo. Por este mismo miedo quizás, o por un simple gusto, la gente forma parte de ladrones para destruir más a la sociedad en la que vivimos.

Que una gran cantidad de personas no tenga autoestima y solo quiera destruirse a ellos mismos, no quiere decir que no haya personas que sean todo lo contrario. 

Allá afuera existen un montón de hombres y mujeres que quieren un país más bonito, limpio, seguro y sin corrupción, que hacen el bien, que son ellos mismos, que no tratan de seguir a nadie más, que siguen sus ideas y sus principios, que no hacen lo que los demás quieren, pero que piensan en positivo, que desean una mejor Nicaragua para todos, en donde los derechos de cada quien se respete. 

Y así deberíamos ser todos, objetivos, críticos, fríos, cuando debamos y amistosos cuando se tenga que ser. Abiertos con los de nuestro tipo y cerrado con otra gente que solo induce al mal y perjudica. 

La sociedad está llena de personas así y de otro gran grupo que se une a estas. Es lamentable, pero si eres de aquellos que solo tratan de ser uno mismo, hay que seguir igual, pero si eres lo contrario, hay que reflexionar, dejar el mal y empezar a ser aquella persona que fuiste en un principio y mejorar, porque realmente siempre hay oportunidad para cambiar para bien, sobre todo cuando se es joven. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus