Augusto Zamora R.*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aprobó el Congreso de EE.UU. una ley que permite a las víctimas del 11-S demandar a Arabia Saudita, como responsable de los atentados que han marcado este siglo XXI. 

La ley, llamada Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo (Jasta, por sus siglas en inglés), es pasmosa por muchos motivos, empezando por el destinatario.

Arabia Saudita es el mayor aliado de EE.UU. en Oriente Medio y su principal comprador de armas (unos 100,000 millones de dólares), lo que no detuvo la aprobación de la ley.

Otro hecho singular es que la Jasta había sido vetada por el presidente Obama y las dos cámaras del Congreso tumbaron el veto, haciendo efectiva la polémica ley.

Más relevante es aprobar una ley que viola el principio de inmunidad de los Estados, que determina que ninguna ley nacional puede ser aplicada contra un Estado soberano.

Si otros Estados siguen el ejemplo de EE.UU., podrían aprobar leyes similares para cobrar a EE.UU. los daños causados por sus políticas intervencionistas y militaristas.

La lista sería extensa, los demandantes decenas de millones. Piénsese en las víctimas de las invasiones de Afganistán o Irak o las dejadas por la OTAN en Libia.

Nicaragua tendría todos los derechos del mundo, pues las demandas se apoyarían en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de 27 de junio de 1986. 

Esa sentencia ordenaba a EE.UU. indemnizar a Nicaragua por sus actividades militares y paramilitares contra nuestro país. Tomemos nota.

az.sinveniracuento@gmail.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus