Jorge Isaac Bautista Lara
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El próximo año corresponden las elecciones municipales, y se corre el riesgo de presentarse en ellas con una pierna larga y otra corta. En ese largo período existe una idea antigua, recurrente y presente, sufrible para la población, y es la falta de aceras. Hechas para el desplazamiento como lugares de paso que permiten ir de un lugar a otro. Con un noble papel, de dominio y uso público gratuito. No son un lujo. Los avances en obras municipales son constatables; el malecón en la costa del lago de Managua (fuente de empleo y recaudaciones como IVA, IR, tasas, etc.), puente a desnivel de Veracruz, las construcciones de paradas de buses, numerosos y coloridos parques en distintos barrios y colonias que representan una recuperación de espacios públicos; limpieza de cauces; construcción del estadio de beisbol; el inicio de obras para la construcción de un puente a desnivel cerca del parque Las Piedrecitas y el 7 Sur. Eso es algo de lo destacable del presente que se espera se mantenga para el futuro. Y diremos que esa es la pierna larga. En estas obras, la duda razonable que permanecerá y solo será factible evacuar con el tiempo es si serán incluidas en los subsiguientes presupuestos para darles a cada uno mantenimiento anual, no abandonarlas. Esto es romper un lado delgado de nuestra historia en el desempeño de las Administraciones Públicas, como es el abandono de las obras que se traduce en un desperdicio de dinero público. Un elemento que apuntaría al futuro de ciudad si se asume una constante inauguración-mantenimiento de las obras. Si de verdad la actual administración edilicia de Managua desea marcar otra pauta para futuro, debe hacer de cada recuperación de área incluirla en el presupuesto para su mantenimiento. De esa manera se tendría certeza con los años que cada obra permanecerá y existirá la estructura administrativa territorial y presupuesto, sin exceso de burocracia, que lo garantice. Esto ha evidenciado más otro asunto: el déficit de aceras en Managua, a la par del déficit de puentes peatonales. Ambos afectan seriamente al peatón. Esta es la pierna corta. En esa idea figurada se está creando una paradoja y parodia en la ciudad: lugares a donde ir para distraerse, sin aceras ni puentes para llegar a ellos. En Managua se siente la incomunicación de un barrio con otro por falta de aceras. Se reconoce en las aceras múltiples funciones: seguridad vial, tránsito peatonal, movilidad sustentable, incentivo turístico, apego de población, recuperación de áreas públicas, comercio, etc. El tener destinos urbanos sin aceras que nos lleven a ellos es como tener ideas sin enlace. Priorizar la movilidad vehicular con el tiempo se vuelve insustentable, pero es sustentable cuando se contempla a la par del transporte público y la movilidad activa (a pie). La movilidad en las ciudades es hoy en día un verdadero desafío. Por lo que deben contemplarse los tres. Tomando en cuenta que una ciudad se desparrama en un territorio amplio y disperso. Se sigue pensando, planificando, presupuestando y ejecutando el diseño y avance en obras por personas que andan en vehículos.

Así ven la realidad  y problema; en ruedas. El dar prioridad a los vehículos es ir creando un modelo de ciudad egoísta, que se encierra en una caja metálica para transportarse, sin mayor contacto social. El sentido social lo dan los espacios públicos como las aceras donde se ponen a prueba las habilidades sociales. Y el espacio público se debe planificar y gestionar. En esa línea las aceras, plazas y parques son por excelente, aglutinadores de vida de las ciudades, dando el pulso urbano, la cuales deben tener definido y protegido su deslinde y límites. En Managua faltan aceras hasta para ir a los centros comerciales, mercados y colegios. Agregando a este déficit la constante destrucción de aceras por vehículos que las ocupan de parqueo, o pista de avance de las motos en horas pico. Las aceras son para peatones y se les debe cuidar. Agregando las ventas ambulantes, que ya desplazaron a los pasajeros de las nuevas paradas de buses, ocupando partes sustanciales. Las aceras hacen amigables las ciudades e imprimen sentido de pertenencia. Los recursos están en las recaudaciones y constante correcciones de presupuesto por sobre dichas recaudaciones. Estaría por verse y evidenciar si las autoridades municipales ven la necesidad de aceras para la capital. Corresponde en este momento trabajar el Presupuesto Municipal 2017, se pueden hacer las correcciones en el desarrollo de Managua, y tener una visión de peatonizar la ciudad. ¿Existirá alguien que vea y sienta esta necesidad?

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus