Msc. Vilma Báez Valdez*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hace algún tiempo escribí un artículo sobre “La desmaterialización de modelos de educación”. En el cual les compartía que en lo personal, yo, como docente me preguntaba ¿cómo enseñaré hoy? ¿seguiré usando el modelo clásico victoriano, el modelo constructivista teórico práctico, de competencias? o ¿asumiré el reto de hacerlo a través de las nuevas tecnologías de la comunicación? refiriéndome a la importancia de aceptar en el aula de clases el que los estudiantes usasen sus juguetes tecnológicos como la computadora, la tablet, la laptop, el celular y por supuesto, el internet. Pues,  no he cambiado de idea, hago un mix de los modelos educativos para enseñar y ahora aún mejor, soy de la tendencia de que nuevos recursos requieren nuevas metodologías y tendencias modernas a utilizar en los procesos educativos,  los docentes debemos de adecuarnos a las tendencias tecnológicas para sacar el mayor potencial posible a estos maravillosos aparatitos. 

La enseñanza clásica, convencional para los jóvenes que nacieron a mediados del siglo pasado y principio de este, se tornaba lenta, monótona y repetitiva, los estudiantes estaban obligados a aprender las mismas cosas al mismo tiempo, al unísono y  escuchar solo el criterio del profesor dentro del aula de clases. En la actualidad, el modelo de aprendizaje es impuesto, obligatorio a partir de reglas obsoletas que no están acorde a los tiempos virtuales en que vivimos. Sin embargo, los avances de la ciencia y de la tecnología imponen necesariamente un cambio en el método hacia un modelo del aprendizaje con una tendencia moderna, debemos ser capaces de ver y hacer las cosas desde otra perspectiva y desarrollar una metodología que aproveche las relaciones entre los instrumentos tecnológicos y las fuentes de información. Como docentes sabemos que el internet es un aula virtual gigante, que alberga un mundo de información y del conocimiento que ha acumulado la especie humana en su devenir histórico; en donde todos podemos hacer preguntas, explorar y obtener respuestas sobre cualquier tema de interés, con la ventaja que cada quien puede obtener información desde su propia casa, lugar de trabajo, de preferencia, a su propio tiempo y ritmo, tornándose el aprendizaje más divertido, motivador y hasta puede despertar vocaciones que pudieren estar ocultas en la persona.

En el aula de clases, yo veo como mis estudiantes pasan a exponer un tema frente al salón, y no llevan tarjetas de notas, o papelitos en donde tengan anotados los temas que van a desarrollar, ahora lo que usan es el celular o una tablet. Y en una de esas yo me pregunte: ¿podré usar una de esas tablet para impartir mis clases? mi respuesta, fue: Sí, la utilizaré como un instrumento complementario al proceso metodológico de enseñanza, como un soporte en el cual se puede apostar a dinamizar, a buscar información de manera ágil y rápida, a utilizar google earth, webquests, usar aplicaciones, presentaciones multimedia, prezi, blog personales, aprovechar las características audiovisuales, crear videollamadas, hacer entrevistas, webinar, retar el imaginativo de las nuevas tecnologías o cualquier otro recurso educativo en línea, haciendo también una combinación con el uso de la pizarra digital o tradicional.

Ante estas nuevas tendencias modernas, el docente debe de garantizar en la clase que tales herramientas sean utilizadas de manera segura y responsable, el docente debe de dirigir y decidir el uso de estas herramientas en el aula en el momento adecuado, para sacarle el mejor provecho y para adoptar una nueva forma de enseñar, el profesor siempre será el guía de la clase, la enseñanza no debe perder el sentido filosófico, teórico y práctico del conocimiento.

* Docente universitaria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus