Gustavo-Adolfo Vargas *
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nombre natal de Shimon Peres, es Szymon Persky, nació el 2 de agosto de 1923 en Wiszniew, Polonia (actual Vishnyeva, en Bielorrusia), descendiente de una familia judía laica de clase media. Sus padres eran de ideas sionistas.

Peres como militante sionista, se unió a la Haganá en 1947 (organización paramilitar de autodefensa judía creada en 1920), tomando responsabilidad en diversas áreas de defensa y adquisición de armamento. Fue uno de los fundadores del Centro de Investigación Nuclear en las industrias de Dimona y aeroespacial.

Al crearse el Estado de Israel en 1948, Peres se integró en el grupo de personas de confianza del primer ministro David Ben-Gurión. Hasta el último momento de su vida fue dedicado a cumplir el sueño Gran Israel y el Nuevo Medio Oriente.

El historial de Peres, durante sus setenta años al servicio del colonialismo y el apartheid, empieza en 1947-49 con su activa participación en la limpieza étnica de Nakba, donde miles de palestinos fueron asesinados, decenas de miles fueron forzados a abandonar sus hogares, mientras sus tierras eran destruidas y ocupadas por las fuerzas sionistas.

Años después, y bajo la justificación del desarrollo natural del pueblo judío, llevó a cabo el proyecto de la Gran Jerusalén, mientras anexaba el 58% de los territorios de Cisjordania a Israel.

Entre los años 1953-1965, reiteraba que Israel sería el primer país de la región en poseer la bomba atómica, por eso buscó esa arma de destrucción masiva con el apoyo de Francia, para conseguir superioridad militar e imponerse a todas y cada una de las naciones de la zona.

Cerca de 200 bombas nucleares israelíes, le han servido a Israel para rechazar las propuestas de paz con los árabes, ocupar las tierras de vecinos, y mantener a raya a las potencias regionales.

El 18 de abril de 1996, organizó la operación “Uvas de la ira” en Líbano, para bombardear Beirut bajo el pretexto de castigar a Hezbolá, resultando 154 civiles muertos, cientos de heridos, y miles de desplazados.

No tuvo remordimiento cuando lanzó las operaciones de “Plomo Fundido” (2009) y “Pilar de Defensa” (2012) contra la Franja de Gaza, dejando miles de muertos y heridos.

En 1991, Irak fue aplastado en la Guerra del Golfo Pérsico, por toneladas de bombas de una coalición militar liderada por Estados Unidos.

Arafat tenía la esperanza de que Husein se convirtiera en el contrapeso de Israel en la región, por eso defendió a Iraq en la contienda. Al perder Saddam la guerra, Israel no perdonó este error de cálculo. Lo mismo que las petromonarquías del Golfo Pérsico (enemigos de Iraq): le cortaron las ayudas económicas, dejando a la OLP aislada y pobre, expulsando a miles de trabajadores palestinos de sus países.

Israel masacró la primera intifada, ignorando la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, que proponía la celebración de una conferencia de paz. Arafat se vio mas obligado a entregar mayores concesiones, aceptando los Acuerdos de Oslo, sobre el proyecto israelí de cantonalizar Cisjordania.

Peres expresó que: “Israel no habría llegado a los acuerdos de Oslo sin su potencial económico”. En una entrevista a The New York Times, confesó que Palestina se quedó sin líder cuando Israel mató a Arafat.

Shimon Peres, que competía en la elección para ser primer ministro, decidió elevar sus credenciales militares un día antes asaltando Líbano. Usó como excusa el disparo de cohetes Katyusha, sobre la frontera israelí por el Hezbolá. Los israelíes ocuparon Qana.

La ONU había advertido repetidas veces a Israel que el capo estaba repleto de refugiados. Hubo una investigación de la ONU, la cual expresó que no creía que la matanza hubiera sido un accidente. El informe fue tildado de antisemita. Esa fue la contribución de Peres a la paz en Líbano. 

En 1994, Peres fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, conjuntamente con Isaac Rabin y Yasser Arafat. A los 84 años fue elegido presidente de Israel, cargo que ocupó hasta el 24 de julio de 2014.

Cuando murió Ariel Sharon, los soldados recordaron la masacre perpetrada por sus aliados cristianos libaneses en los campamentos de Sabrá y Chatila, en 1982, dijeron que era un pacifista; pero no le dieron el Nobel de la Paz. 


*Diplomático, jurista y politólogo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus