Msc. Vilma Báez Valdez*
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reciente encuesta que publicó M&R Consultores, en su edición número cincuenta, demostró que existe un alto nivel de desconocimiento sobre el Sistema de la Integración Centroamericana, en los distintos grados de la educación nicaragüense. La encuesta señala en general que entre el  76 y el 90 por ciento de la población desconoce qué es el SICA, sus objetivos, sus instituciones y el nivel de los acuerdos que se logran bajo este sistema; yo me atrevo a decir que el desconocimiento es mayor. Y como bien lo expreso el Sr. Obregón esto tiene consecuencias, ya que no se están aprovechando las oportunidades y ventajas que brinda el sistema. 

Aquí hay dos cosas, primero, cómo es posible que el proceso que tiene 26 años de haberse creado como una iniciativa propia de Centroamérica, producto de un diálogo, de un consenso político que partió de Esquipulas II, sea desconocido. Lo he venido recalcando en varias ocasiones, este es un tema que deben retomarlo las universidades y también debe ser incluido en la política de educación a nivel nacional, para que el tema se estudie desde el nivel primario hasta los estudios superiores y especializados como posgrado y maestría. De las 54 universidades públicas y privadas acreditadas por el CNU a nivel nacional, solo dos de ellas abordan el tema de la integración a nivel de maestría; entre esas universidades, hay alrededor de 26 Facultades de Humanidades y Ciencias Jurídicas y me atrevo a decir que no llegan a cinco las facultades que tienen  una asignatura en Integración Regional o Derecho Comunitario Centroamericano.

Las otras abordan el tema en las carrera de Derecho y relaciones internacionales desde las asgnaturas de Derecho Internacional Público y Organismos Internaciones, como un subtema en el programa temático al que le dedican dos o tres encuentros de clases a lo sumo. Por lo que la académica debe de hacer una reflexión al respecto y trabajar de forma coordinada y colegiada para elaborar un programa académico que contenga los principales aspecto históricos, filosóficos, jurídicos, teóricos y prácticos de lo que es nuestro proceso de integración y tratar de homologarlo para que todos los estudiantes reciban al unísono el mismo conocimiento. Ahora, en el pasado han habido intentos de hacer esto y la Corte Centroamericana de Justicia ha contribuido en ello, pero no se logró hacer nada concreto, pese a que la voluntad, los recursos humanos y el conocimiento están ahí, solo es cuestión de ponerse de acuerdo.

Segundo, otros factores que  inciden en la falta de conocimiento sobre este proceso es la escasa promulgación y publicación sobre las acciones que realiza el SICA, el aislamiento con que se abordan estos temas, la parálisis de los principales órganos del SICA, que actúan de forma aislada hacia la población; históricamente puedo decir que el proceso se ha construido desde las elites políticas y económicas, escasamente se ha tomado en cuenta a la población.

Ejemplo de ello es que actualmente Nicaragua tiene la Presidencia Pro tempore y ¿quién conoce los principales puntos de agenda en materia económica, jurídica, de seguridad y salud que se abordan en las reuniones que se están desarrollando en la Cancillería? ¿Quién conoce cuando se reunirá el Comité Consultivo, el Consejo de Ministros de determinado ramo o la Comisión de Seguridad de Centroamérica? Casi nadie y lo que se conoce de ello es cuando ya la reunión se celebró y los medios de comunicación dicen muy poco al respecto. Creo que todos debemos asumir un compromiso hacia la creación de una cultura integracionista para las generaciones presentes y futuras en pro del desarrollo no solo de Nicaragua, sino para los ocho capítulos nacionales del SICA. 

*Docente de integración regional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus