Miguel Carranza Mena
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su afán por acercarse a las fronteras extensas del “enemigo imaginario”, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), vulnera los límites de los países de Europa, especialmente los del Este.

El bloque militar busca a todo vapor  eliminar las restricciones para el movimiento de armas y tropas por este continente. La Alianza quiere suprimir los permisos para armarse hasta los dientes frente a las narices del “enemigo imaginario”.

La OTAN promueve el “Espacio Schengen”, un acuerdo firmado en 1985 y referido exclusivamente a términos migratorios y no militares, quebrantando así la seguridad de este continente que ha sido blanco de atentados en el transcurso de 2016. Si no pregúntele a Francia.

Precisamente tras los atentados en París y la crisis migratoria, algunos de los países europeos retomaron temporalmente los controles en algunas de sus fronteras, incluso con los países miembros del “Espacio Schengen”.

Pero eso no parece importarle a la OTAN, la cual cada día está más decidida a enviar sus soldados a las fronteras con Rusia con la excusa de que Moscú representa una amenaza a los países europeos, a quienes consideran sus aliados.

Pero hay una sorpresa que la OTAN debería de tomar en cuenta y es que tras el conflicto entre Ucrania y Moscú, algunos de los países europeos se han mantenido al margen de las diferencias con Rusia porque no quieren un enfrentamiento abierto con el Kremlin. Han entendido que quienes perderían en una guerra serían ellos y no Washington.

Noruega, por ejemplo, uno de los países que la OTAN ha anunciado que desplegara marines estadounidenses se ha mostrado escéptico por hacerlo. El almirante del país nórdico Jacob Borresen ha expresado que permitir el ingreso a su país de militares de la alianza daría una mala señal al este euroasiático.

Y es que países como Francia, Alemania, Italia, Eslovaquia, Austria, entre otros, últimamente se han opuesto a conflictos con el Kremlin. Si se opusieron a que Estados Unidos suministrara armas pesadas a Kiev no dudo que se opondrán a ver a Rusia como un enemigo imaginario, tal como quiere hacer creer la OTAN.

Pero parece contradictorio que la misma OTAN, preocupada por eliminar las fronteras para el pase de armas y equipo militar por Europa,  presione a este continente a impedir el reposte de buques rusos que luchan contra posiciones de los terroristas del Estado Islámico en Siria, tal es el caso del portaaviones Almiral Kuznetsov en el Puerto español de Ceuta.

Y es que muchos de los líderes europeos están conscientes de que la Alianza del Atlántico Norte quiere impulsar una carrera armamentista, pero dependerá de ellos frenar esta presión que cada vez se hace más notoria y que en caso como el conflicto entre Ucrania y Rusia ha evidenciado contradicciones agudas entre estos países y la OTAN que lidera Estados Unidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus