Adolfo Miranda Sáenz
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En pocos días tendremos elecciones en Nicaragua y en EE.UU. y en ambos países hay personas que aún no toman la mejor decisión sobre su voto porque permanecen atados a un solo tema.

Por ejemplo, en EE.UU., hay católicos que solo consideran el tema del aborto y creen que nuestra Iglesia católica los obliga a decidir su voto solo por ese tema. Sin embargo, no es así.

Ningún Papa ni ninguna Conferencia Episcopal ha dicho nunca que un católico debe decidir su voto por un solo tema, como sería el del aborto. La Iglesia orienta decidir libremente según la conciencia considerando todos los principios y valores morales fundamentales, que son varios y no solamente uno.  (Ver el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia y el documento “Formando la Conciencia para ser Ciudadanos Fieles” de la Conferencia Episcopal de EE.UU.)

En Nicaragua algunos opositores se sienten atados al hecho de que un grupo político no participa en las elecciones. Pero siendo estas elecciones observadas por la OEA, no hay excusas para no votar por alguna de las otras opciones que compiten. Desde una perspectiva opositora sería favorecer al partido de Gobierno y desperdiciar la oportunidad de votar en su contra, por otra opción.

Es cierto que abortar es matar, pero también se matan niños y adultos inocentes por las guerras, por errores políticos que generan y fortalecen el terrorismo, por contaminar el ambiente, por envenenar las aguas, por la venta indiscriminada de armas y por otras situaciones cuya responsabilidad recae en actores políticos. También se mata mediante estructuras económicas injustas que causan hambre, desnutrición,  insalubridad y otras carencias que son causa de muerte para muchos seres humanos.

Mil millones de personas en el mundo viven en pobreza extrema, con menos de un dólar por día. Es todo lo que tienen para comer, vestirse, medicarse, educarse, transportarse, tener un techo y cubrir todas sus necesidades. Están condenados a morir de hambre, desnutrición, enfermedades… Y mientras sobreviven miserablemente sufren terribles enfermedades, dolores, fiebre, angustia… Hay dos mil millones más que no están en pobreza extrema, pero sí en situación de pobreza. Hay tres mil millones de seres humanos viviendo en pobreza, y están por todo el mundo, incluso en  los países ricos como los EE.UU.  

Cada año 6 millones de niños mueren a causa de la pobreza antes de cumplir cinco años y 16 mil niños fallecen cada día producto de enfermedades prevenibles, como el sarampión y la tuberculosis. 1,300 millones de personas no beben agua limpia, 770 millones no cuentan con absolutamente ninguna atención de salud. 165 millones de niños están desnutridos. Hay 16 millones de refugiados e inmigrantes que carecen casi de todo. Las víctimas de las guerras en los últimos 25 años, incluyendo muertos, heridos, desplazados y refugiados, suman más de 20 millones de personas.

En los EE.UU. hay gente pobre, desempleada, con graves problemas, y el próximo Gobierno tendrá que ver cómo resuelve su situación. Además, como potencia mundial los EE.UU. inciden entre la paz o la guerra, entre el desarrollo justo o la pobreza en todo el mundo. Por su parte, en Nicaragua hay un crecimiento económico sostenido a la par de una población en que el 47% siguen siendo pobres. El presidente y los diputados electos deberán dar soluciones a las demandas de empleo y costo de la vida. Nicaragua tuvo dos guerras que desgarraron el país con 65 mil muertos y 150 mil heridos y mutilados, y es imperativo buscar cómo resolver los conflictos políticos dialogando, conservando la paz. Hay mucho que considerar para decidir sobre nuestro voto, tanto en EE.UU. como en Nicaragua. Decidir atado a un solo tema, no es la mejor decisión.

* Abogado, periodista y escritor.
www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus