Esteban Solís R.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Latinoamérica está en la categoría de "estratégica" para China continental no solamente desde la perspectiva económica, sino política y militar, rubro último en el que al menos cuatro países del sur han adquirido diferentes tipos de armamentos, equipamiento, aviones de combate, helicópteros,  sistemas de defensa aéreos y ha participado en maniobras navales conjuntas.  La habilidad diplomática del "dragón rojo" para ganar influencia en esta región tiene distintas causas, algunos se atreven a visualizar que una de ellas se debe a la decadencia del imperio estadounidense atrapado en varias guerras especialmente en Oriente Medio y la crisis económica. La proliferación de las finanzas chinas en América Latina no deja indiferente a nadie. El año pasado otorgó en préstamos alrededor de 30,000 millones de dólares y dispuso de un fondo de 35,000 millones más en proyectos de infraestructura para la construcción de carreteras, puentes y ferrocarriles. Brasil, Chile y Perú son los principales socios comerciales de China superando a Estados Unidos.

Mandatarios  sudamericanos se preparan para recibir antes de que finalice este año, al presidente chino Xi Jin-ping en lo que será su tercera visita a la región desde que asumió el poder en marzo de 2013, sin duda un hecho histórico que refleja la voluntad y la importancia de los líderes del gigante asiático en esta zona del mundo, cuyo mercado es vital para revitalizar su economía que también resintió el impacto del estallido de la crisis a escala global, y que a su vez rebotó en las economías latinoamericanas que le vendían a montones materias primas. Pero no solamente América Latina  sufrió un bajón en su relación comercial con China, también países vecinos en el continente asiático, entre ellos Taiwán, su principal socio, redujo considerablemente sus exportaciones al otro lado del Estrecho. A esto hay que agregar que las posturas soberanistas de la presidenta de Taiwán Tasi Ing-wen tiene incómodo al carismático y a la vez enigmático dirigente chino. Taiwán ya tiene claro hacia donde expandir sus mercados, en especial  los componentes electrónicos cuyo destino apunta hacia el sudeste asiático. China presiona y tiene herramientas para hacerlo. Ejemplo de ello es que como las nuevas autoridades taiwanesas no han querido admitir de plano el famoso "Consenso de 1992", término político para definir que ambas partes reconocen que hay una sola China, pero que cada cual tiene su propia interpretación. Esto ya provocó un descenso del 22% de los turistas chinos hacia Taiwán.  

China aprovecha al máximo que se encuentra en la cima de su poder para reafirmarse en Latinoamérica por lo que está claro que la visita del presidente Xi tiene más connotación política que económica pese a que la cartera de proyectos a revisar con sus homólogos suman miles de millones de dólares.  China tiene sellado un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile y otro con Perú. Negocia acuerdos en esa misma dirección con Brasil y Colombia, mantiene estrechos vínculos comerciales con Venezuela, Ecuador, México y Uruguay.  China y Brasil firmaron en mayo recién pasado un convenio por 50,000 millones de dólares por los que el país sudamericano podrá hacerse con obras de infraestructura, energía eléctrica, fortalecimiento de la industria y siderúrgica. China adquirirá 60 aviones para fortalecer la flota de dos aerolíneas asiáticas. Con Argentina la relación comercial es muy cercana. Con esta nación se ha informado que Pekín colaborará en la instalación de un laboratorio de investigación lunar, la construcción de un reactor de agua presurizada y la adquisición de buques y dragas entre los acuerdos más recientes.

Hace poco el mandatario peruano Pedro Pablo Kuczinski visitó Pekín y presentó una ambiciosa cartera de proyectos.

Solamente en este país las empresas chinas poseen las mayores  inversiones mineras con aproximadamente 20,000 millones de dólares. Colombia estaría interesada a lo inmediato en la construcción de plantas de acero y hierro. Una indiscutible y vieja aliada de China es Cuba con un intercambio comercial que en 2015 superó los 2.000 millones de dólares. Este año ambas naciones celebraron el 56 aniversario del establecimiento de nexos  diplomáticos.  Xi prepara maletas y chequera.

* Periodista.
estesor59@yahoo.com

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus