Miguel Carranza Mena
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin dudas los estadounidenses son unos verdaderos artistas de Hollywood acomodando las historias y victorias a su favor en todos los campos. Si se atribuyeron la derrota del Tercer Reich, junto con los Aliados en la Segunda Guerra Mundial, por qué no hacer creer a la opinión pública que ellos también son buenos en algo no más importante, pero no menos relevante como son los deportes.

Investigaciones independientes han sacado a la luz pública la información de que antes de iniciar los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro 2016, más de una decena de deportistas estadounidenses, que participaron en estas olimpiadas fueron pillados tomando doping.  Para justificar este fraude y evitar un escándalo los deportistas gringos argumentaron que habían recibido el permiso de tomar los preparados prohibidos con fines de “objetivos terapéuticos”.

Se señala que la campeona cuádruple olímpica Simone Biles justificó el uso de las sustancias prohibidas aduciendo un trastorno por déficit de atención por hiperactividad, el que supuestamente sufre desde la infancia.  Tanto Biles, como la jugadora de baloncesto Elena Delle Donne, dieron positivo este año en el test de dopaje, pero evitaron su descalificación y en los recientes Juegos Olímpicos conquistaron medallas de oro.

Otro caso es el de la tenista Serena Williams, quien desde 2010 tomaba los preparados enérgicos -incluso de carácter narcótico-, pero “asombrémonos” el Comité Olímpico Internacional (COI) declaró que Biles, Elena y Williams no violaban las reglas antidopajes en Río 2016.

Para mayor sorpresa el jefe la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada), Travis Tygart declaró que las hermanas americanas tenistas Serena y Venus Williams, la gimnasta Biles y la jugadora de baloncesto Elene Delle Donne tomaban las sustancias prohibidas  “con objetivos terapéuticos” con el conocimiento del Comité Olímpico Internacional  y Usada.

Con estas evidencias podemos llegar a la conclusión de que la Agencia Mundial Antidopaje WADA permite a los deportistas tomar las sustancias prohibidas con fines “terapéuticos” de ese modo cabildeando a sus intereses económicos.

Pero lo inaceptable es que a los atletas de otros países, sin argumentos, les acusan del uso en la base sistemática de los medios de dopaje. Y lo que es extraño es que acusan y no quieren hacer públicas las sustancias encontradas en la sangre de los deportistas o la participación de personas cualesquiera en este escándalo. Difunden los rumores que al final que más bien menoscaban la reputación de la comunidad deportiva de todo el mundo.

WADA en realidad se ha convertido en un instrumento de presión por parte de las autoridades de  Estados Unidos y algunos países occidentales a los “estados indeseables” desde su punto de vista político. La dirección de la WADA cumple las funciones de un “gendarme” internacional que no tiene nada en común con los objetivos y las tareas del desarrollo del deporte.

De igual manera parece que el COI en su labor usa dobles estándares con relación a los deportistas de otros países que eran destituidos de la participación en los Juegos en Río de Janeiro 2016.

¿Será entonces que por levantar la imagen de Estados Unidos los deportistas “enfermos” americanos recibieron el permiso para participar en competiciones deportivas del alto nivel?  Esto es incomprensible.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus