Marco A. Valle Martínez
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La gerontología es la disciplina que estudia la vejez, el proceso de envejecimiento y su entorno o ambiente, con el objetivo de contribuir a mejorar la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores.

La geriatría y la gerontología se complementan. Mientras la primera pone el acento en lo médico y biológico, la segunda lo hace en lo biológico, psíquico y social, entre otras áreas del conocimiento.

La gerontología es relativamente reciente. Aunque el interés sobre la vejez y el proceso de envejecimiento se encuentran ya en el Antiguo Testamento así como en Platón y Aristóteles, es hacia el siglo XIX que se empieza a ordenar y sistematizar su contenido, mientras a comienzos del XX, en 1903, el científico ruso Elie Metchinkoff acuñó el concepto de Gerontología y, en 1938 aparece el primer artículo utilizando dicho concepto en la base de datos PubMed. La expansión de sus estudios y práctica se experimenta en Europa y Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. No ha contado con el nivel de interés científico que sí han tenido la niñez, la juventud y la adolescencia.

Los conceptos de vejez, persona mayor, tercera edad, anciano, etc. son una construcción que las sociedades delinean con el propósito de referirse a determinados hechos jurídicos, sociales, corporales y psicológicos, lo mismo que de relaciones interpersonales e imagen para determinada fase de la vida. Son conceptos ambiguos y, a cada uno se le otorga contenido en función de las sociedades y países en que se utilizan, lo mismo que al interior de los países. Baste mencionar los diversos usos de los términos madre y padre para referirse, entre otros, a las personas mayores en Nicaragua.

Del mismo modo, la edad, por sí sola, no es un criterio de ingreso a lo que se conoce como vejez, dado que existen por lo menos tres ángulos para observarla y percibirla. La cronológica que la expresan las fechas en que se cumple años, la biológica revelada por el grado de envejecimiento del cuerpo y sus diferentes órganos y, la subjetiva que es la edad que siente la persona que tiene. Normalmente no coinciden las tres.

La visión tradicional –y los estereotipos– representan a las personas mayores de una manera negativa como si estuvieran en caída libre hacia el deterioro permanente de sus ganas de vivir así como de ser y hacer lo que se quiera y pueda hacer, conforme sus posibilidades individuales y familiares. Esta visión se olvida que la muerte no tiene edad, a cualquier edad se muere.

Los estereotipos como “la persona mayor ya jugó”, “no sirve para nada”, “son una carga…”, “son pasivos…”, “ya no les interesa el sexo…” etc., que frecuentemente se expresan en el entorno familiar, laboral, vecinal, comunidad y en la sociedad en general, son negativos, puesto que las va arrinconando hacia la exclusión social, el aislamiento, la soledad y la subvaloración de sí mismas. No pocas veces los estereotipos influyen en la práctica de los profesionales que atienden personas mayores.

El hecho que una persona se jubile del trabajo o que arribe a los 60 o 65 años, no significa que se jubile de la vida. A esas alturas las personas mayores están empezando una nueva fase de su vida, al igual que como empezaron otras fases del ciclo vital en la niñez, adolescencia, juventud y adultez. Y en todas las fases se experimentan ganancias y pérdidas sensoriales, emocionales, cognitivas y, de relaciones interpersonales. Una persona de 65, 70 o más años ha tenido de ganancia haber vivido durante ese tiempo, período que no puede asegurar que lo vivirá un joven que tiene hoy 20 o 30 años.

La Gerontología llama a tener cambios en la vida con el propósito de vivir más años con mejor salud y calidad de vida, cada quien conforme su historia de vida individual, familiar y social.

Igualmente otorga su debida importancia a la genética, alimentación, ejercicio físico, entorno, cuidados que se deben tener e intervenciones en el funcionamiento sensorial, motor, cognitivo, afectivo, comunicación, lenguaje, etc. Asimismo invita a cambiar la mentalidad, nutriéndola de una visión preventiva y realista positiva de la vida, mantener el cerebro activo, las relaciones sociales, e incorporar creencias, pensamientos, costumbres y hábitos que contribuyan a que las personas mayores gocen de mejor salud y bienestar.

mavm@cablenet.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus